Seguidores

martes, 18 de agosto de 2015

COMBATIR SENTIMIENTOS......

A veces es complicado separar tu mente de tu corazón; así me sucede a mi en estos precisos momentos.
Porque, fácil. Simplemente he tomado una decisión en mi vida sumamente importante.
Ha sido meditada, concienciada, analizada al milímetro; cuando decidí tomar las riendas, creí ser la más fuerte de este MUNDO.
De hecho sentí que flotaba, sentí que me sacaba un gran peso de encima. Mis dolores se fueron calmando. Mi depresión iba desapareciendo, mi angustia cesaba, mi  sueño era más conciliador.
Tuve que acudir a personal especializado. Tuve que lograr salir de mi túnel. En alguna ocasión se me pasó por la cabeza abandonar. Tirarlo todo por la borda. Os puedo asegurar que fueron momentos difíciles. Pero los fui superando. Muy poco a poco. Con mucha perseverancia. Busqué ayuda en mis allegados, todos cumplieron con su deber. Yo me iba hundiendo de tal forma, que ya no podía pensar. No podía atender a los míos. No era capaz de aliviar mi angustia. No era útil para nada, ni para nadie.
Ya me había caído en ese pozo sin fondo.
Aprovecho para dar las GRACIAS a quienes se mantuvieron a mi lado.
A los que NO también.
Mi cabeza se ofuscó, mi cuerpo se hizo prisionero de mi mente. Mi mente no percibía ningún estímulo.
Estaba anulada. Ni siquiera la persona que más necesitaba a mi lado; supo estar a la altura.
Con lo cual decidí sinceramente que YO era lo importante. Yo debía estar a mando para afrontar mis problemas ajenos, yo era la que debía empujar el carro. Yo debía ser fuerte por mis hijos.
Por mi nieta, por los míos.
Y seguí insistiendo en apoyarme en la persona en la que siempre creí. Y siguió dándome la espalda. Buscó otras formas de vida. Me abandonó ante la oscura vida que me acechaba.
Decidió seguir su camino a solas. No pensó que lo necesitaba. Se aparto de mí como de la peste.
Se sintió tan mal a mi lado, sin comprender lo que me sucedía. Que buscó en otras personas la felicidad que ansiaba junto a mí. Tantos años juntos, que cada día nos conocíamos menos.
Empecé a desconfiar de él. Con motivo.  Vi con mis propios ojos que él se aventuró a recorrer un camino sin mí.
Sufrí su ausencia, lo pasé muy mal, sentí en mis carnes el despego de la persona a las que más quería.
Se alzó en su prepotencia, se mantuvo firme y tranquilo..... mientras yo desfallecía.
Me decía que me quería, pero se alejaba de mí. En su línea siempre tan contradictorio. Y me cansé de salvar la situación, de sufragar los problemas. De hacer la vista gorda. De aparentar que todo iba bien.
Me cansé de agotar mi energía. Me cansé de salvar sus espaldas. Me cansé de sentirme mal, culpable, desdichada, infeliz, maltratada, humillada, derrotada, Me cansé de sentirme infravalorada, menospreciada.
Sentí que la injusticia me acompañaba diariamente, y DIJE NO. BASTA.
He mantenido conversaciones posteriormente a mi decisión con mi persona querida. Y he llegado a la conclusión de que he tomado la mejor decisión de mi vida. Soy FELIZ los que que tengo, no debo nada a nadie, soy LIBRE de espíritu. SOY COMO SOY. Y me siento orgullosa, agraciada, dichosa, FELIZ.
Y siento con todo el alma el daño que he podido causar a mis seres queridos.
De veras, pero ahora soy YO, Y eso se lo debo a mi mente. Aunque mi corazón me juegue malas pasadas. Siento que fluyo, siento que he mejorada física y mentalmente. Ya he pasado mi duelo, mi calvario. Lo he superado con creces, nadie se imagina cuánto.
Solo lo sé yo y los que han estado cerca de mí.
Y se acabó, de ahora en adelante mi vida se define; en mis HIJOS, mi NIETA, y las personas que realmente me aprecian tal y como soy.
Y a los demás os deseo lo mejor.
Gracias por todo, gracias a todos.
Gracias Ángel de la Guarda por no abandonarme ni un segundo.
GRACIAS MAMÁ POR ESTAR CONMIGO.