Seguidores

lunes, 29 de julio de 2013

EL PARTO SE ADELANTA.

Este va a ser el tercer PARTO de MARIA. Y por esas circunstancias de la vida, éste se adelanta.
No va a llegar a las 41 semanas de gestación. Ni siquiera a a la 38 o 39 o 40 que será lo ideal.
Este bebé va a nacer mucho antes sobre la semana 36. Unas tres semanas antes de llegar a término.
No va a ser sietemesino, ni va a nacer en el octavo mes, va a nacer cuando el bebé quiere.
Debido al estado en que se ve sometida MARIA, el bebé tiene prisa aparentemente en venir a este Mundo.
Maria pasa toda la noche con contracciones, rompe aguas, rompe el tapón; se prepara para parir.
Pero Maria sabe que no es el momento. Y piensa que algo puede ir mal. Desea que este bebé llegue al Mundo, y como siempre va ha hacer todo lo posible. Maria sabe que el bebé será pequeño. Pero por mucho que ella quiera no puede retrasar los dolores. Es inminente, ya que ella no controla sus contracciones.
Cada vez son más seguidas. Maria siente unas ganas locas de beber, es verano, hace calor. Se pasa la noche bebiendo CACAOLAT fresquito. Y se ducha, se dispone a pasar la noche preparando el parto; piensa que por la mañana a primera hora todo estará listo. Ella confía por ser su tercer parto, confía en que todo irá rápido. Además ella ya hecho la mayor parte del trabajo en casa. Y tiene bastante práctica en todo lo que se refiere a PARIR.
Maria planea con VENTURA EL DÍA, ORGANIZAN TODO LO POSIBLE.
Dejan a sus NIÑAS en el colegio, y se van hacía el HOSPITAL. Avisan a los familiares, y ya lo tienen todo solucionado.
Un 6 de Junio del año 2003, Maria se dirige con Ventura a la VALL D'HEBRÓ.
Ingresan a Maria inmediatamente, hacia las 10 de la mañana.
Va a ser un largo DIA. Es un viernes, y es un fin de semana complicado, el próximo lunes; era festivo. La segunda PASCUA. Maria piensa que se pasará allí todo el fin de semana, que no será posible recibir el ALTA antes. Ella hace planes, piensa continuamente en sus dos HIJAS. Puede estar tranquila, se van ha hacer cargo de ellas, pero no puede evitar pensar en ellas.
Maria ha pasado este embarazo totalmente compartido con sus dos NIÑAS.
Ellas ya son grandecitas, y han vivido de cerca todo lo relacionado con el embarazo de su madre.
Hablaban con el bebé, le cantaban nanas, le contaban chistes, le acariciaban, le susurraban, se lo contaban todo.
Maria recuerda que todas las noches, ya relajados. Cuando el bebé estaba en su máxima esplendor....
Las niñas vivian al máximo cualquier situación; escuchaban su corazón, observaban sus movimientos en el vientre de su madre.. Se sentaban las dos, una por cada lado y se dormían encima del vientre de su madre.
Incluso se llegaban a pelear, si el bebé reaccionaba con una y con otra no.
Maria era bastante paciente al respecto, e intentaba igualar el AMOR PARA LOS TRES.
Este bebé ya era querido incondicionalmente antes de nacer. Sus dos hermanas se encargaban de ello.
Todos hacian quinielas, apuestas. Todos esperaban ver el bebé, ver que SEXO iba a tener. Maria nunca lo quiso saber.
Las NIÑAS se habían encargado de elegir NOMBRE, ayudaban a su madre en preparar el NIDO.
Maria tuvo suerte de tener a sus dos NIÑAS a su lado.