Seguidores

martes, 2 de diciembre de 2014

DESPUÉS DE LA TEMPESTAD, SIEMPRE VIENE LA CALMA.

DANIEL y CLAUDIA;
Regresan de sus vacaciones, regresan de su merecido descanso. Regresan del PARAÍSO....
Para encontrarse con la cruel realidad. Han sido días inolvidables, días especiales.
Han vivido al máximo su aventura. Y ha dado los frutos esperados. La familia, vuelve a estar unida.
Y es así, como superan otra de las etapas difíciles de su vida.
Es así como salen adelante, como consiguen atar su nudo de AMOR indestructible.
TIEMPOS BUENOS, tiempos de bonanza, tiempos de felicidad, tiempos para nunca olvidar.
Renovadas las almas, todo parece apuntar a que la última crisis puede ser sólo un recuerdo.
No en vano, todos han puesto la carne en el asador. Desde los niños, hasta los padres.
La familia ha sabido aprovechar sencillamente lo que la vida les ha brindado. Es de su agrado entender y comprender...... que toda la fuerza aportada en esa aventura, ha de servir para lograr la estabilidad familiar.
Posiblemente, siendo realistas; pueda surgir algún error, algún malentendido. Pero en esos momentos están fuertes para luchar contra los avatares diarios.
La familia se forja un escudo invisible, fuerte y sin derecho a heridas. Un escudo que les protegerá por algún tiempo. No sabemos por cuánto?
Porque en realidad,
nadie sabe con exactitud cuán vulnerable e insignificante puede llegar a ser el ser humano.
Uno se cree fuerte y valiente. La vida se encarga de poner en tu camino las trabas y las herramientas necesarias para adentrarte en la más profunda incertidumbre.
Es indudable que esta familia en estos momentos sabe lo que quiere, lo que desea, lo que ansía.
Y la respuesta es fácil; SEGUIR JUNTOS. SEGUIR ADELANTE.
UNIDOS HASTA EL FIN.......