Seguidores

martes, 9 de febrero de 2016

DÍA TEMIDO.

Ya no hay quien arregle la díficil situación.
No hay más tregua, no hay más oportunidad, no hay más conversación, NO HAY.
A Claudia le puede preocupar el destino de Daniel. Aunque más le preocupa el bienestar de us NIÑOS
El proceso debe continuar, Claudia flojea, natural. Su CASTILLO se derrumba.
De repente toda esa FUERZA innata que Claudia sentía se desvanece.
Ya no puede volver atrás.
No quiere, Daniel le sigue pidiendo oportunidades.
Ya se acabó, no más promesas.
Se quieren con todo el ALMA. Y no pueden seguir juntos.
Todo el daño que se dislumbra, afecta al núcleo.
Se decide que han de firmar una sentencia firme definitiva.
Claudia está al corriente de lo que `puede ocurrir.
Daniel simplemente acude.
Otro FRACASO.
Salen divorcidados.
Ya cada uno por su lado.
Claudia ya vive sola en su hogar.
EMPIEZA A RESPIRAR.
Lo que menos le importa a ELLA, es el tema legal.
Pone en manos de DANIEL todo lo más fácil que puede esta situación.
No quiere por nada del MUNDO hacer daño a su DANIEL.
No va a efectuar ningún tipo de trámite legal. Aunque sus asesores le recomiende que es lo mejor.
PARA  NADA VA A DAÑAR A SU DANIEL.
Claudia solo quiere estar tranquila. Con sus hijos. SOLA.
SOLA, SOLA, SOLA y en PAZ.
.