Seguidores

jueves, 5 de diciembre de 2013

FORJANDO LAZOS DE POR VIDA.

La pareja empieza una nueva andadura. Han decidido ser PADRES.
Tarea difícil y arriesgada, que duda cabe. Aún así deciden avanzar en su relación, y por ley de vida eso es lo que toca. Al menos eso creen ellos. A los dos les encantan los niños. Se ha demostrado el amor que sienten por sus sobrinos. Daníel tiene un don especial hacia esas criaturas hermosas. A Daníel, le observan con atención todos los niños que se cruzan en su camino. Le miran de una forma especial. Él se siente tan orgulloso que siempre les brinda una bella sonrisa. Y verdaderamente es correspondido. A Claudia le encanta ver esa complicidad tan grande entre ellos. Claudia se queda sorprendida cuando observa que Daniel y cualquier bebé se entienden; sin hablarse, sin mediar palabra. Se entienden con gestos, miradas, sonrisas...... A ella todo eso le encanta. Por todos esos motivos y alguno más deciden ser PADRES. Ella está preparada para ser MADRE.
Y por lo tanto creen que es un buen momento, creen que lo desean, creen que lo necesitan.
Y rebosando amor y ternura se funden en el intento. Hasta conseguirlo.
Y cuando reciben la gran noticia, no caben de gozo. FORJAN un lazo gigantesco que perdurará durante el resto de sus vidas. Logran una UNIÓN, que nadie ni nada será capaz de quebrantar.
Mientras todo sigue su curso. Los familiares lo celebran con alegría. El embarazo avanza según lo habitual. Todo marcha viento en popa.
Incluso se atreven a realizar un viaje a LONDRES......
Un viaje vacacional, un viaje de placer. Un viaje que no olvidarán jamás. Su primer viaje fuera de ESPAÑA.
Claudia emprende este viaje estando embarazada casi de tres meses. Y todo sale a pedir de boca.
Regresan del viaje en cuestión. Su familia les espera con ganas. En el aeropuerto están; la hermana de CLAUDIA, el hermano de CLAUDIA, y su MADRE.
TRES PERSONAS, fieles y principales para CLAUDIA. Ellos esperan con ansias ver a CLAUDIA, a ver en qué estado regresa. Les preocupa sobre todo que se encuentre bien. Y Claudia está rebosante de felicidad. Por todo lo que ha vivido, y sobre todo por llegar a casa. Encontrar a sus seres queridos. Y sentirse tan arropada como siempre. Claudia recuerda con gran estima, la imagen al traspasar la puerta del AEROPUERTO...... Y ver a su hermana CARMEN, a su hermano ANTONIO Y A SU MADRE.
Realmente cuando vio a su MADRE, se quedó muy sorprendida.No esperaba que ella pudiera ir a recibirla.
Pero como siempre su MADRE estaba ahí.
Por descontado estaba su HERMANA CARMEN.
Claudia se funde en abrazos con sus seres queridos.
Pero le da una gran importancia al esfuerzo de su MADRE.
Su MADRE, estaba realmente preocupada por Claudia. Estaba preocupada por el embarazo de Claudia, estaba preocupada por su HIJA.
Y los hermanos de CLAUDIA, fueron los que forjaron esos LAZOS intensos, indestructibles de por vida.
Claudia sintió que sus hermanos la acompañarían siempre, por el resto de sus días.
LAZOS IRROMPIBLES, LAZOS INQUEBRANTABLES, LAZOS DE UNIÓN QUE PERDURARÁN,
LAZOS INQUEBRANTABLES, LAZOS DE AMOR.......