Seguidores

viernes, 13 de diciembre de 2013

HONESTIDAD.

Quiero ser honesta. Hoy hace dos meses que mi MADRE, tomó la decisión de emprender una nueva vida.
Y como sé que realmente le debo un respeto, sé que merece mis recuerdos. Hoy voy a intentar escribir sobre ella. Porque creo con toda seguridad que la escritura quedará plasmada durante el resto de los días.
Mi relato, trata sobre la VIDA, sobre la MUERTE. Todo en definitiva es una NOVELA.
No creo que sea necesario alargar la vida, hay que saber tomar la decisión. A mí particularmente no me costó mucho; porque mi Madre ya lo había decidido. Y YO tuve que respetarla.
Es muy complicado saber algo y no decirlo, porque la consecuencia puede ser nefasta..... Se puede llegar a olvidar. Y eso no es aconsejable. Sin embargo lo que se expresa se fortalece, se plasma de alguna forma. Si no detallas las vivencias; es posible que dejen de existir. Por eso yo hoy he decidido que deseo explicar lo que siento. Para que no quede en el olvido.
Morir es parte de la VIDA y no de la MUERTE.
Hay que vivir la VIDA, hay que estar preparado para la MUERTE. Se ha de seguir dia a dia viviendo para alcanzar el punto final. Estamos vivos hasta la MUERTE.
Yo tuve que hacer memoria con mi MADRE durante sus días previos al FINAL. Y tuve que decirle lo que YO pensaba, porque quería que lo supiera. No podía esperar al final para decirle todo lo que debía decir.
Aunque reconozco que incluso en esa última fase de su despedida, hablé con ella. Sobre todo para comunicarle y pedirle que perdonara algunas acciones un poco incomprensibles.
Cuando a una persona le comunican una enfermedad terminal, ésta llega a fatigarse y se siente tan frágil. Que casi sin darse cuenta saca las fuerzas necesarias para afrontar todo lo venidero. Y ante tal noticia, la persona empieza a ensayar su proceso hacía la MUERTE.
Mi MADRE murió con fortaleza, valentía, coraje, amor, dedicación, con esfuerzo. Murió con toda una serie de valores que a ella la acompañaron durante toda su vida. Valores a los cuales estaban tan acostumbrada.
Yo pienso, después de haber experimentado todo el proceso.....
Que el cuerpo decide en el caso de una enfermedad terminal, cuando quiere MORIR. Mientras tanto la MENTE se debe ir adaptando a la necesidad humana de MORIR.
Por lo tanto hemos de saber ayudar a morir con afecto.
SEGÚN DIRÍA MI MADRE....... LA ESPERANZA ES LO ÚLTIMO QUE SE PIERDE.