Seguidores

martes, 11 de febrero de 2014

LA FUERZA DEL AMOR.

La feliz pareja ha superado uno de los peores trances de sus vidas. Y en estos momentos que ya son cuatro, forman una familia más o menos normal.
Después de haber recibido la ayuda oportuna; parece ser que van a seguir adelante. Se unen estrechamente para sobrellevar la carga que se les viene encima.
Daniel intenta aportar su granito de arena, pero algo falla. Claudia no está muy convencida de que la decisión tomada, sea la más oportuna. Es preocupante, ella tiene muchas dudas al respecto. Realmente no confía plenamente en su querido Daniel. Eso es lo que más la atosiga. Porque sabe que lo quiere con locura, y no se siente bien sintiendo tales dudas.
Claudia se pregunta una y mil veces: el porqué siempre le toca a ella llevar la batuta, el porqué siempre debe luchar contra corriente, el porqué la vida la abruma con tantos problemas.
Con la misma fuerza que siempre la caracteriza; cree oportuno realizar cambios.
Decide emprender una nueva vida. Conocerá otra gente, otros compañeros. Intenta buscar una salida, aparentemente parece algo cobarde, sin duda ella busca el camino y la solución de la forma que sea posible.
Esa otra vida empieza a surgir efecto. Por un lado se sienta satisfecha personalmente, se siente fuerte. Trabaja sin descanso, sin horario. De vez en cuando se permite alguna escapada; que en un principio la sosiega, pero el resultado final no es tan bueno.
Claudia siempre pone toda la leña en el asador; pero en esta ocasión, las consecuencias van a ser nefastas.
Con lo cual la pareja parece no levantar cabeza. Aparentemente parecen muy felices. Pero ellos saben que no es así.
No cesan de pedirse explicaciones. No dejan de discutir, no llegan a ningún acuerdo favorable.
Mientras la vida continua, ellos se ven inmersos en una fatídica situación.
Por increíble que parezca, poco a poco salen a flote. LA FUERZA DEL AMOR.
Poco a poco comienzan a respirar un aire más tranquilo. Han encontrado la fórmula.
Daniel encuentra otros hobbys, Claudia se centra en su trabajo.
Cada cual por su lado; Y FINALMENTE JUNTOS.
No se puede juzgar el AMOR, es tan complicado........ Si creo que toda dedicación es poca cuando de tu familia se trata.
No importa quién aporte más; en cualquier caso lo que de verdad tiene importancia es AMAR generosamente.
Daniel y Claudia tienen mucho camino por recorrer. Tienen mucho que aprender de la VIDA, han de aprender ambos lo que significa AMOR.
De nada sirven los reproches, los celos, la hipocresía, la desconfianza. De nada sirve cualquier imprevisto, si realmente sientes AMOR. Suena injusto, pero así es. Cuando se quiere de verdad, se llega a TRAZAR una linea cubierta de rosas con sus correspondientes espinas.
A unos les puede pinchar más y a otros menos. Pero las espinas ahí están. A cada cual corresponde suavizar el pinchazo de la manera que crea oportuna.
En ocasiones podemos llorar lágrimas de sangre, en ocasiones podemos sentir un embriagador aroma.
Y siempre nos debemos sentir orgullosos de SABER AMAR, por encima de todo.