Seguidores

jueves, 13 de febrero de 2014

PARÉNTESIS EMOCIONAL.

La mente se bloquea. Y casi estoy segura, más bien creo que estoy en lo cierto al pensar que SÉ a qué es debido........
Pensaba que iba saliendo de ese oscuro agujero, que incrédula. Si es real que empiezo a conciliar mejor el sueño. Que ya no me duermo llorando, que ya no me despierto en cualquier momento de la noche. Que incluso algunas mañanas lloro menos.
Aún así mi dolor no acaba de desaparecer, no cesa mi ansiedad. He vuelto atrás, y sé porqué.
Sinceramente no puedo escribir mi ansiada novela. Sólo soy capaz de centrar mi pensamiento en un tema. No puedo desarrollar mis escritos como quisiera. Me encanta saciar mi deseo de escribir sin esfuerzo. Y en estos momentos sólo lo consigo extrayendo mis sentimientos. De esta manera fluye mi letra, mi rapidez, mi arrojo de palabras, frases e ideas.
Sin embargo cuando quiero escribir sobre otros temas, me cuesta un poco, debo pensar; y así no me satisface el placer de la escritura.
Los momentos que paso bajo esta presión, se suceden a lo largo de los días. No es que tenga días buenos o malos; es que no puedo apartar de mi mente lo que siento.
Cualquier día, cualquier situación, cualquier momento, cualquier segundo me remonta a un mismo principio.
Sin saber porqué, sin más; incluso cuando más concentrada debo estar..... mis lágrimas dan rienda suelta a su desahogo.
No es necesario pensar en nada en concreto, los sentimientos no se pueden ocultar, no se puede minimizar el gran poder del AMOR.
No sé si me explico con suficiente claridad. Intento aliviar mi pena. Mis sentimientos me abruman, me consternan, me embriagan.
Y al principio de mi dolor, sabía que me iba a costar un gran esfuerzo poder superar este trago. Después vi que avanzaba sutilmente hacía una pequeña salida. Pero no consigo alcanzar la meta.
No es necesario que nadie con la mejor intención me ofrezca sus consejos. Doy GRACIAS profundamente.
No sé si quiero superar mi duelo; si quiero sobre todo por los demás. Pero me encantaría poder disfrutar de mi dolor a solas. En algunas ocasiones lo consigo, busco mi espacio.
He intentado buscar alternativas, alguna solución al respecto. Y no lo consigo, acabo en el mismo punto; ensimismada en mi pensamiento.
Mis esfuerzos de alguna forma acaban fracasando. No me gusta sentirme así; es evidente.
No sé si el ser humano es capaz de comprender los sentimientos profundos de otra persona. Creo que NO.
Cada individuo es único. Se pueden llegar a compartir emociones, experiencias, proyectos, esperanzas.....
Lo único que creo que no se puede compartir es el sentimiento
Posiblemente te puedes poner en lugar del otro. Pero el otro es uno mismo. Y tu también.Es algo imposible inmiscuirse en los parámetros de la mente humana. Es impredecible, imprevisible. Aunque todos por norma sigamos un cierto rol; aunque todos pasemos la misma experiencia, aunque la sociedad nos aporte sus enseñanzas. Después de todo cada cual es como ES. UNO MISMO.
Todo intento de comparación es en vano. Sí te sirve de consuelo, claro está. Pero en el fondo te llevas tu pena contigo.
Y hoy estoy tranquila porque puedo expresar mis sentimientos, tal y como los siento. TAL Y COMO SOY.
Sin temor a ninguna represalia, sin miedo a ningún comentario que no sea de mi agrado. Sin pavor ante el qué dirán.
No necesito aparentar, soy muy sincera. Así es como me siento; DÉBIL, VULNERABLE, ANSIOSA, TEMEROSA, VALIENTE, FUERTE.
TRISTE.
Y queriendo aclarar mis ideas; vuelvo a pedir ayuda:
MAMA, TU SABES POR LO QUE ESTOY PASANDO, AYÚDAME. SÉ QUE PUEDES. LO NECESITO.