Seguidores

viernes, 30 de mayo de 2014

ALUCINANTE.

Con respecto a mi búsqueda, relacionada con la presunta defunción de mi hermana pequeña.
Estoy altamente indignada, que impotencia más grande.
Después de muchos días de indagar e intentar recabar información. Sobre todo dirigiéndome a Instituciones con renombre.
La gran desdicha de sentir que te van acorralando.
La gran esperanza que te despiertan de vez en cuando, cuando te contestan. Y ya te sientes feliz.
Y no pierdes la esperanza.
Desde el OBISPAT DE LLEIDA, me dirigen al BISBAT
Desde el HOSPITAL ARNAU, me dirigen al OBISPAT.
Y por último después de mucho insistir. Hoy recibo un correo del OBISPAT. Y la respuesta es muy curiosa:
Me comunican que no disponen de archivos de esas fechas del HOSPITAL.
Pero EL HOSPITAL me dirigió a ellos. Y porqué nadie sabe dónde están los registros, dónde están los archivos de esa década. Porqué han desaparecido.
Me queda otra opción, voy a seguir adelante. Voy a coger al toro por los cuernos. Ya sea desde el principio o ya sea desde el final.
Por algún sitio cogeré las riendas.
De alguna manera voy a conseguir esa información. No es tan complicado.
Solo necesito saber dónde fue registrada, dónde consta inscrita. Y en su defecto, dónde fue enterrada.
Que me demuestren algo, que me respondan a alguna pregunta. Que me informen hasta saciar mi curiosidad.
Necesito respuestas sólidas. Que me puedan convencer.
No me voy a rendir, mientras reciba evasivas.
Y mucho menos si no me responden eficazmente.
No voy a parar, no me van a marear. ACCIÓN, REACCIÓN. OBJETIVO, RESPUESTA. DERECHO Y DEBER DE INFORMACIÓN.