Seguidores

jueves, 8 de octubre de 2015

AIRE.

Silencioso, embriagador, sutil, revoltoso, enfurecido, bravo, molesto y tan lleno de vida.
AIRE; que me acompañas a cada amanecer..... acaricias mi rostro. Me das fuerza para emprender un nuevo día.
Aire que por las noches acechas en mi cuarto para darme aliento; cuando más angustiada estoy.
Que sabes cuidar de mi respiración cuando me ahogo. Cuando entre sollozos me despierto.
Necesito tomar AIRE, y me ofreces tu bendito aliento.
Me despierto con mi respiración entrecortada, me alivias al instante. Recorro unos metros hasta encontrar una ventana. Esa ventana que me presta tu ayuda. Y repone mi corazón.

SUSPIRO TU AIRE.....

Mis pulmones se ensanchan, se agrandan, viven, y te agradecen toda tu voluntad.

Aire que al amanecer se centra en mi espíritu, que necesita de tu grandeza para lograr que yo respire un día más.

Me voy a trabajar con mi moto, me lleno del aire fresco de la mañana. Y llego a mi puesto de trabajo cargada hasta las entrañas.

Te busco el domingo cuando me encanta ir a pasear por sitios tranquilos, aireados, sanos. Para así poder respirar profundamente y libremente. Te agradezco tu alimento. GRACIAS AIRE.

Y ahora necesito recuperar mi aire. Por eso voy a recurrir a cualquier solución que me sea posible.
Voy a aprender a respirar tranquila, sosegada, relajada.
Seré capaz de centrarme en mi respiración, para poder sacar de mí todo lo positivo.
Me relajaré, porque así me lo pide mi existencia.
Y lograré respirar, suspirar, agradecerme a mí misma esos pequeños momentos.
Esos momentos de los que no soy consciente.
Momentos básicos: caminar, dar un paso lento. Voy a parar un momento para pensar que no necesito ir tan aprisa.
Voy a analizar mi cuerpo, mi estado de ánimo, mis pensamientos, mis sentimientos, mis dolores, mi tensión.
Toda la fuerza que necesito, la he de centrar en mi propio YO.

Me va a ayudar a sufragar mi sufrimiento.

He de priorizar las necesidades básicas de la vida.

Voy a olvidar lo que no me beneficia.
Porqué eso es al fin y al cabo lo que me va a dar la FELICIDAD PLENA.
Me lo debo.
Soy persona, necesito un respiro y TU AIRE me lo vas a dar.
ESTAMOS DE ACUERDO?
Seguro que SÍ.

AIRE te espero, sé que no tardarás en venir a MÍ. AIRE aquí estoy con la respiración al límite.
Estoy ansiosa por recibir tu fragancia, y necesito calmar mi sed.

AIRE, tu y YO, podemos lograr nuestro objetivo.
Simplemente respirar.

GRACIAS MI ALENTADOR AIRE.