Seguidores

martes, 20 de octubre de 2015

UN SEÑOR.

Un señor de los pies a la cabeza; ese es mi JEFE. El Sr. GOMEZ.
Un señor que acaba de cumplir 91 años.
Un señor que hasta hace pocos meses iba a nadar a su CLUB NATACIÓ CATALUNYA. Por cierto se hizo socio con apenas 14 años. Es el socio número 4. Le han dado el premio de honor por los 50 años de ser socio y el de los 75. Él está más que orgulloso.
Un señor que se rige por la estricta conducta, el buen comportamiento, la educación, el saber estar,una educación impoluta. Una apariencia amable, rígida en algunos momentos, pero siempre cordial con sus semejantes.
Un señor que ha entregado su vida a los suyos. Que ha formado una extensa familia; disfruta de tres biznietos.
Un señor que día a día ofrece todo su amor a su esposa.
UN SEÑOR QUE HASTA HOY ORGANIZA SU CASA, SUS PAPELES, SUS VISITAS MÉDICAS. SUS CUENTAS BANCARIAS. TODO.....
Un señor que desde el primer momentos que lo vi supe cómo era.
Un señor traslucido, sincero, conversador, amigable.

Al principio, no tuve mucha relación con él, Pues no estaba en casa normalmente. En unos años, le tuve que asistir en todas sus necesidades básicas. He tenido que hacer de cuidadora un par de veces.
Es sorprendente cómo se ha llegado a recuperar de dos grandes bajones. Superando todos los obstáculos vitales para seguir viviendo con dignidad. Y sobre todo con señorío.
Le he visto desfallecer en ocasiones difíciles, he tenido con él conversaciones intensas. Siempre me ha enseñado los valores principales de la vida. Y he alcanzado a comprender porqué estamos aquí.
Todos estamos orgullosos de él. En todos los sentidos.
Hoy sin ir más lejos se ha ido a SAN PABLO a realizar una visita de rutina. Y se ha mudado como si fuera de boda; se ha puesto tan elegante, tan guapo..... Y le he dicho: QUÉ GUAPO ESTÁ.
Le ha llenado tanto, que ha comenzado a explicarme lo bien que se siente teniendo esta edad y siendo tan cuidadoso en su aspecto personal.
Le pregunto: LE PUEDO HACER UNA FOTO.
Y me contesta: VOLS DIR. Con esa sonrisa pícara y con su autoestima por las nubes.
Se ha puesto a posar, y quería que le hiciera todas las fotos oportunas y sobre todo que escogiera un buen decorado. Cuando ha decidido dónde, le he hecho la foto. Se la enseño y dice: EN VEIG MOLT BÉ.
Esto me llena de felicidad, entre otras cosas porque he logrado alcanzar total confianza con él.
Siempre respeto su postura, siempre considero que es el señor de la casa. Pero últimamente me siento muy cercana a él. Porque también va rompiendo sus barreras.
Empiezo a entender su necesidad con una sola mirad, sé lo que más le gusta para comer. Es bastante especial en los gustos culinarios. Al final he conseguido que se adapte a mí. Porque realmente sólo quería comer lo que su mujer le cocinaba.

Pasamos ratos inolvidables. Me cuenta tantas cosas sobre su vida. Me he hecho su confidente. Y me encanta. Me siento realmente bien cuando me cuenta sus historias. Me enseña sus logros, sus fotos, sus hazañas. Me habla de recuerdos sobre Barcelona. Me habla de tantas experiencias, que no me canso de decirle que cada día me enseña algo nuevo.
Veo en él tanta sabiduría, tanta vitalidad, tanta energía. Tanta cultura, no puedo decir más que le quiero DAR LAS GRACIAS POR BRINDARME LA OPORTUNIDAD DE SER SU CUIDADORA.
 Ha conseguido que yo cambie mi horario laboral. Porque como dice él. La ley ante todo, y se ha de cumplir con lo debido. Pero yo no me ciño a esa ley siempre. Ya que a veces me la salto; simplemente para poder estar junto a ELLOS.
Disfruto cuando llego muy temprano, y le veo aparecer por ese inmenso pasillo con la linterna de su móvil.
Aguardo hasta que entra en su cuarto de baño. A partir de ahí esto sigilosamente vigilando, aunque le doy la oportunidad de que se realice su higiene solo. Si me necesita para algo sabe que estoy ahí.
Normalmente es super independiente. Le encanta sentirse útil. Y yo le presto mi sevicio desde la distancia.
Mientras se asea con total cuidado. Yo voy a preparar su desayuno. Cuando llega a la cocina, tenemos nuestra charla matinal.... mientras desayuna. Aparee ante mis ojos tan arreglado, que cada día le felicito por ser tan presumido. Y por conseguir que sus objetivos sigan fluyendo.
Y sobre todo le digo cuán orgullosa estoy de él, por ser el que se mantiene en pie ante cualquier circunstancia. Aún siendo tan vulnerable.
Bueno, no quiero ponerme sensible.
Sólo quería agradecer todo los que esta familia me ha brindado.

GRACIAS FAMILIA GOMEZ FONT.