Seguidores

miércoles, 30 de diciembre de 2015

CHAMPI.

CHAMPI...
Ya te has ido.
Y lo has hecho en silencio, sin escándolosos miedos, sin sufrimiento.
Has mantenido tu fuerza vital; has luchado en los últimos meses contra corriente.
Sé que has recorrido hace años por este camino en el cual se te regalaban los momentos en profundidad.
Y los ultimos tres meses, te ibas yendo. LO SABÍAS......
Empezaste a hacer llamadas, a despedirte de tus amistades preciadas.
Hablablas conmigo continuamente; para hacerme saber cuán era tu sufrimiento. Y para hacerme sentir que debías seguir teniendo esa esperanza que te delataba.
Nuestro día a día cada vez se hacía más intenso. Casi llegaba a ocupar todo mi tiempo cerca de TÍ.
Sigo llorando tu IDA.
Recuerdo cómo mi sueño se quebrantaba en mitad de la noche. Y antes de que amaneciera acudía a tu llamada.
El teléfono podía sonar a cualquier hora. Tu sabías que iba a contestar.
Así pasaban los días.
Me encantaba ver tu sonrisa, tu cara despertar del dolor al verme entrar en tu habitación, En nuestro despacho confidente.
Removimos cielo y tierra para tratar de organizar tu escapadita.
Me convenciste de atar cabos en tu velero; algunos de ellos sin formar parte de mi pensamiento.
Conseguíamos llegar a un buen acuerdo. Así trazamos tu huida.
Y aún dejándonos llevar por la realidad; por otro lado seguíamos luchando para salir adelante dignamente.
Recurrimos a ELSA. No falló. GRACIAS ELSA. Hablé sutilmente con tus padres para que entendieran mi situación. Lo aceptaron, lo respetaron. Tu madre me decía: VES AMB EL NACHO.
Tu padre; agachaba la cabeza y me agradecía tanto esfuerzo. Estuvieron colaborando para que yo pudira repartirme en TRES. Y al final vieron que sólo era UNO el necesitado. Y no dieron ningún problema; continuamente sabían dónde encontrarme, en tu habitación. Ellos se hicieron participes. Todas las mañanas, venían a observar tu aventura. El rol de la MAMA; poderoso. El rol del PAPA: magestuoso.
Te ibas yendo; lo sabíamos.
Cuidé de TI; TU LO SABES.
Me encantaba azicalarte, reírme contigo, tirarme en la tu cama muerta de risa.
Te acuerdas NACHO? cuando me necesitabas para tus necesidades básicas?
Mi trabajo no era obligado, lo disfrutaba gracias a tu buen humor.
Estoy tan orgullosa de haber compartido contigo todos esos momentos de locura.
Me esforzaba en levantarte, me gustaba que estuvieras GUAPO, que tu olor impregnara toda la casa. Y me resultaba gratificante hacerte un masajito......
Con tan poco te conformabas. Nuestras conversaciones se quedan en mi mente.
En los últimos días necesitabas más calmantes. Y segúias en tus trece: SORTIRÉ DE AQUESTA.
Ibas y venías de tus visitras programadas. Hasta que un día me comunicas que llega a su fín.
Yo no te quiero creer. Me dices que no vas a llegar a tu cumple. Y yo te digo; CLARO QUE SI
Y pasas tu cumple. El 9 de noviembre. Lo paso junto a TÍ. El 10 me voy de vacaciones. Nos despedimos,
afortunadamente.
Me digiste. TE ESPERO.
Y yo asentí. Pero afligida, pensé igual ya no te veo.
Así ocurrió. Ya no te volví a ver. Pero te ví en tu camita, arregladito, haciendo morritos. Te enseñé que me hicieras morritos cuando te sintieras agustito.
Te dí tus chocalatinas. Y HASTA LA VUELTA.
Llegué de mis vacaciones......
Me encontré en un torbellino.
Todo lo que hablamos, cuando estuve en ECUADOR. Se quedaba corto.
Me ocultaste la verdadera realidad. Lo entiendo. Sé que lo hiciste por mi bien. TU ME CONOCÍAS MEJOR QUE NADIE.
Y llego a tu casa. Voy directa a tu habitación. No estás.
Te han ingresado dos días antes.
Automaticamente empezamos nuestras conversaciones teléfonicas. Me pones al día. Aún así, me haces promesas de futuro incierto. Te escucho, lo comparto, te animo, me pongo BRAVA. Tal cómo predegiste.
Y me dejo llevar....
Ya no puedo decidir, ya no puedo opinar. TODO QUEDA EN MANOS DE TU FAMÍLIA. Lógicamente.
En NAVIDAD, te sumes en un inmenso sueño. En San Esteban se aletargan tus sentidos.
Decidido; el 28 TE VAS.
Piensas que ya no quieres seguir viviendo en esas condiciones. Tu aventura finaliza. TU FUÍSTE DEMASÍADO GUERRERO. Y tu cuerpo se quiere ir. Tu mente sigue confusa. Pero estás cansado, y es normal. No puedes soportar la idea de vivir amarrado a una cama.
Te duermes placidamente, poco a poco. Ya que tu corazón se resiste. Y te dejas ayudar para producir tu despedida. Te vas tranquilo, sin sufrimiento. LUCHANDO HASTA EL ÚLTIMO SUSPIRO.
Para dejar constancia de cómo ERES.
Increíble; decides marchar el DÍA DE LOS SANTOS INOCENTES. BROMEANDO HASTA EL FINAL.
OLÉ NACHO, OLÉ, OLÉ Y OLÉ PANA.