Seguidores

domingo, 7 de mayo de 2017

MADRE

MADRE, una palabra que alcanza dimensiones inalcanzables.
Todos tenemos la gran suerte de poder haber nombrado alguna vez a nuestra MAMA.
Yo a la mía la recuerdo cada día. No especialmente hoy. Porque sinceramente me acompaña constantemente.
Tengo la gran suerte de tenerla a mi lado, eso no puede ser más gratificante.
Aunque no esta físicamente, está presencialmente en toda su esencia. Es lo que me ha podido dejar, desde que se fué.
Ella tiene ese gran poder de saber mantenerse junto a mí.
MADRE, MAMA siempre conmigo.

Deberíamos saber cual es el verdadero significado de este día.

No se trata de nada material, más bien al contrario. Todo se debe a una gran luchadora; que quiso reunir a todas las MADRES para que pararan la guerra. Pensó que la fuerza de las MADRES podía ser poderosa. Y no se equivocaba.

Yo me siento muy orgullosa de mi MADRE, de ser MADRE.

Aún más si cabe; después de descubrir algo fascinante en lo que se refiere a la cadena del ADN.
Una cadena, una herencia que traspasa fronteras difíciles de imaginar.
Ya que no soy nada experta en el tema. Lo intentaré detallar sencillamente. Para que todos y todas lo podamos entender.
Estudios científicos relatan; que los óvulos de la mujer nunca mueren. Está probado que estos óvulos van pasando de MADRES A HIJAS. Nunca desaparecen, significa que yo tuve a mi nieta en mí, antes de que estuviera dentro de mi HIJA. Y así sucesivamente. El ADN pasa de ABUELAS A MADRES E HIJAS. Es increíble, pero cierto. De ahí la coincidencia de que aún pasando o saltando alguna generación; podamos parecernos a nuestra bisabuela, a nuestra abuela, etc.
Es algo mágico, las MADRES tienen un arma poderosa, y es que entre mujeres disfrutarán toda su existencia de sus descendientes. SÓLO NOS OCURRE A NOSOTRAS MADRES.

Por eso insisto en el fundamental papel de todas NOSOTRAS.

GRACIAS MUJERES.

SOMOS INCREÍBLES.

DEDICADO A TODAS LAS MADRES.  QUE NO SON POCAS.