Seguidores

lunes, 9 de mayo de 2016

OPORTUNIDADES QUE TE BRINDA LA VIDA.

Es increible.
Uno no se imagina; que la vida en un momento dado te ofrezca una oportunidad.
Y menos si no la buscas.

Yo gracias a DIOS, tengo trabajo.
Pero el destino ha querido que pueda ofrecer mi ayuda a una persona encantadora que me necesita.
Ni siquiera buscaba más trabajo. Pero así es la vida.
Me han buscado a mí.
No me he podido negar. Porque la persona en cuestión es especial.
Y su hija, no digamos.
Me he rendido a sus pies. No por realizar un trabajo, sino más bien por apoyar.
He podido ver en sus ojos tanta sinceridad. Tanta necesidad de ayuda. Tanta comprensión. Una increible complicidad entre ellas.
Una necesidad imperiosa por tenerme en sus vidas.
Nos hemos entendido al instante.
Ahí voy a estar.
Las dos necesitan un respiro. Un aire de aliento. Para eso estoy yo, y voy a entrar en escena.
Estoy segura de que me va a recompensar, a satisfacer.
Buena gente, buenas personas, seres humanos totalmente.
Me ha gustado sentir que sus ojos me pedían auxilio.
Me encanta darme a los demás.
Soy dichosa porque hago mi trabajo remunerado con toda mi ALMA.
Sin obligación, sin presión.
No todos podemos decir lo mismo.
Estoy orgullosa. Sobre todo porque cuando me he despedido de ellas...
He palpado toda su plegaria.
Lagrimas que
ves brotar en sus ojos brillantes.
Cómo me voy a negar a prestar mis servicios a personas tan auténticas.
Pues allí estaré.
Merecen estar tranquilas.
Yo voy ha hacer todo lo que esté en mis manos.
Lograremos nuestro objetivo.
No tengo duda.

GRACIAS POR ESTA OPORTUNIDAD HERMANO A.