Seguidores

sábado, 10 de junio de 2017

HERIDA.

Cuando la fiera herida lucha por sus cachorros....
Puede suceder de todo.
Desde quedar gravemente herida, hasta desfallecer en el intento.
También puede ocurrir que la fiera herida salga airosa de su batalla.
Esa fiera herida, va a procurar el bienestar de sus descendientes. Cueste lo que cueste.

Aunque se interpongan en su camino toda serie de baches, seguro que intentará afrontarlos con valentía.
Ahí está la diferencia entre una fiera herida y un macho herido.

La fiera herida, buscará todo que esté a su alcance para subsanar sus heridas. Mientras que el macho herido; es posible que busque compasión en otra fiera.

Jamás una MADRE abandonará a sus hijos, ni siquiera en los peores momentos. Un Padre es fácil que se aparte del camino, simplemente para subsistir. Ya que su EGO es tan fuerte que no sabrá admitir su fracaso, su derrota. Entonces lo más fácil será buscar una alternativa, otra compañera que sacie sus deseos primitivos.
Desde el instinto animal, el MACHO siempre quiere perseguir su logro. El único que tienen, conseguir una familia que les acepte. Y no pararan hasta conseguirlo.

Sin embargo una HEMBRA, de cualquier especie será capaz de enderezar todos los caminos posibles, para el sustento de sus crías.

ELLOS BUSCARÁN DÓNDE PONER LA SEMILLA.
ELLAS BUSCARÁN PROTEGER A SUS CACHORROS.

Ellos partirán a buscar nuevas aventuras.
Ellas seguirán su batalla, para alimentar a sus descendientes.

Así es, y seguirá siendo. Porque el ser humano es así por naturaleza.

Se rige por unos patrones, que arrastra desde hace mil años.

Parece ser que el macho necesita de una HEMBRA.

Mientras, está demostrado que la HEMBRA se sabe abastecer perfectamente sola. Sin ayuda de ningún MACHO.

Es mi opinión personal, no significa que sea la regla. Sé que la excepción existe, por mínima que sea.

No existe peor confusión que demostrar que necesitas a un MACHO.

Cuando en realidad te necesitan a TÍ.

En todas las especies, es la MADRE la que busca los recursos. Mientras el PADRE se va ha cazar, y no trae nada a cambio. Siempre es la HEMBRA la que arropa con su fuerza a sus cachorros. Les ALIMENTA. LES PROTEGE, LES DA LA VIDA, LES HACE SEGUIR ADELANTE. LES HACE VALIENTES, PODEROSOS, FELICES, SEGUROS.

Estoy segura de que algún MACHO no estará de acuerdo con mis ideas.
Lo respeto. Y ME SIENTO ORGULLOSA de que algunos merecen todo el honor de su verdadera pasión, SER PADRES.