Seguidores

miércoles, 17 de septiembre de 2014

FUERZA......

Deseo escribir sobre esas fuerzas sobrenaturales que nos embriagan cuando más lo necesitamos.
Mi niña se recupera ante el asombro de mis ojos.
Vuelve a subir a su habitación de planta. Con su hija evidentemente. Pasaron un mal trago y siguen juntas ante cualquier peligro. Un día genial.
Lo pasamos entre gratas visitas, perfectamente felices e increiblemente satisfechos.
Transcurre todo con total normalidad, casi empiezo a creer que hemos superado el bache. Que mi NIÑAS han salido del temido peligro.
Y regresamos a casa. Más tranquilos.
Como no consigo conciliar el sueño. Como no hay dos sin tres. Vuelvo temprano al HOSPITAL. Y con ese sexto sentido que me caracteriza; me encuentro en la habitación a mi hija y a mi yerno extraños, asustados y afrontando una nueva e inesperada situación. Se llevaron a la NIÑA MAMA; me cuenta mi HIJA.
Se la han llevado a OBSERVACION DE NEONATOS. Una analítica ha salido confusa. VAMOS A VERLA DE INMEDIATO.
Mi hija me cuenta con detalle toda la aventura. Ya estamos curados de espanto, pero esto remata toda expectativa de final feliz.
Comienzan a surgir nuevas dudas al respecto, confusión, incertidumbre. Pero me asombra el VALOR con el que  los PAPAS, afrontan el suceso.
Vamos a ver a la NIÑA. Hago todo lo posible por acompañar a mi HIJA, debe recorrer varios metros en silla de ruedas para alcanzar a divisar a su NIÑA.
Y muevo CIELO Y TIERRA para conseguir estar junto a ellas. Sobre todo en los momentos en los que mi yerno debe descansar.
Veo a mi NIETA, la veo tranquila, rebosando SALUD. Pero me inquieta que lleve una VIA puesta tan chiquitita. Está monotorizada por si acaso.......
Empiezo a realizar toda una serie de preguntas. Necesito RESPUESTAS YA.
Nos informan, parece ser que todo esta bien. Pero necesitan asegurarse su mal intervención anterior al nacimiento.
Han cometido muchos errores, y ahora deben proteger al máximo a la NIÑA, porque no pueden volver a equivocarse.
Y yo ya me subo discretamente por las paredes. Sin que mi HIJA denote ni un ápice de preocupación en mi ser. Más bien al contrario, intento inyectarle toda mi PAZ. Para que ella esté lo mas tranquila posible; dentro de las circunstancias.
Así que empiezo a poner manos a la obra. HASTA AQUÍ HEMOS LLEGADO. Ya no se me va a escapar detalle. NI MUCHO MENOS. Ahí voy a estar, las horas que hagan falta. AL LADO DE MIS NIÑAS.