Seguidores

jueves, 18 de septiembre de 2014

RETOMANDO VALORES HUMANOS.

Por supuesto, todo ser humano que se precie acaba asumiendo sus logros y sus derrotas.
Nosotros empezamos a admitir que el PROCESO al que fuimos sometidos debía ser por causas mayores.
Esa es la capacidad que tiene un ser humano de salir a flote.
Al final te pones en manos de los profesionales, pones todo en su poder, les das plena confianza. Entregas tu cuerpo y tu alma a los expertos. Esperando con total certeza que todo lo que realicen sea por tu propio bien.
No tienes opción, más vale unirte y caer en gracia. Por el bienestar general de la flota.
Pues aun y así; siempre surge un traidor, un oportunista, un malévolo personaje. Y vuelta a empezar: te pones a la defensiva, te armas de valor y cuando ya no resistes la presión, tu ira se desencadena.
Procuro mantenerme en mi sitio. No deseo salirme de mis casillas. Pero este personaje en cuestión....
Ni siquiera con toda mi imaginación alcanzo a divisar tanta maldad. Me pareció ver a ese personaje como de una serie de ciencia ficción. Y no señores, era real como la vida misma. Y se iba a ocupar de mi NIÑA todo un largo turno de 12 horas. Aunque luego descubrí que sólo iban a ser 8; menos mal.
Intentaré resumir y explicar con claridad lo que aquella persona consiguió desatar en MI.
Aparece en la SALA de NEONATOS como si del DIABLO se tratara. Pone a todo el personal en GUARDIA. Creo que incluso los bebés perciben su PRESENCIA.
Cuando ya ha hecho su repaso obligado, se acerca hacía MI. Yo en esos momentos me encontraba junto a mi HIJA, y con mi NIETA en brazos.
Sin una pizca de educación, sin ni siquiera un simple saludo, sin identificarse. Se dirige a mi con total despectiva y osadía nata. Y me pregunta: ¿ usted quién es ?
Yo evidentemente viéndolas venir. Ya me pongo mi escudo protector. Y sin más le contesto con una mirada desafiante: YO LA ABUELA, ¿ Y USTED ?
Agradezco el encontrarme con ese personaje, me sirvió para un FIN; desahogarme de tanta presión.
Lo agradezco porque me sirvió de terapia. Puede descargar mi tensión hacía la persona indicada. Y lo supe hacer como estoy acostumbrada, CON SERENIDAD Y DIPLOMACIA. COMO UNA SEÑORA.
Intentó expulsarme de la SALA, me amenazó, me gritó, me faltó al respeto. Mi hija no podía creer lo que estaba viendo. Los bebés ingresados debieron alucinar. Y yo me seguía manteniendo firme pero distante.
Cuando la susodicha descargo hacía MI todos sus males, se sintió derrotada porque no le hice caso alguno.
Entonces se subió de CARGO y me dijo que era ENFERMERA y que debíamos hablar del asunto en privado. Le dije que por mi parte no había ningún problema. Donde quiera y cuando quiera.
No cesaba de atosigarme y yo le pare los pies. PERDONE, podemos hablar de esto con propiedad.
No dije muchas frases. Pero las suficientes, fueron claras y concisas.
El DON DE la PALABRA, tiene superpoderes cuando un maleducado te acecha. Consigues dos cosas; o lo alteras más o lo calmas por completo.
En un principio ser puso tan arrogante, que yo opte por ser buena persona. Seguidamente empezó a sosegarse, y ahí intervine con mi mejor arma la FRIALDAD.
Desaté todo mi rencor sutilmente, y no deje enredarme en sus redes. Mantuvimos una conversación enfrentando nuestras dispares opiniones. Sin llegar a ningún acuerdo, se quedó perpleja cuando le dije: HAGA LO QUE DEBA HACER, PERO YO DE AQUÍ NO ME MUEVO.
Y así ocurrió más o menos ese pequeño incidente. No la volví a ver. GRACIAS DIOS MIO.
Si volví a ver a mi ANGELITO, y a sus compañeras y a todo el gran equipo de NEONATOS.
La estancia de mi NIETA allí se desarrolló con total normalidad e incluso con un alto VALOR AÑADIDO; el CARIÑO DE NUESTRO ANGEL GUARDIAN. GRACIAS ELY.
Ya puestos en el tema me gustaría agradecer de todo corazón; la INTERVENCIÓN DE MI SOBRINA EVA EN TODO ESTE ASUNTO. Estuvo desde el principio ahí, discretamente y eficazmente me mantuvo informada. Nos visito en varias ocasiones. No nos dejo de la mano experta que ella procesa. Hizo todo lo posible, todo lo que estaba en sus manos; para ayudarnos con el tema de LABORATORIO. Nos adelantó información tranquilizadora. Y por eso le estoy eternamente AGRADECIDA. GRACIAS EVA.