Seguidores

martes, 14 de enero de 2014

AYUDAR EN ESE VIAJE.

Cuando me veo inmersa en tan batalla. Cuando recapacito de verdad, y cuando pido auxilio, es cuando en realidad mi mente se dispersa y se concentra al unísono.
Es cuando ese GRAN EQUIPO de PADES, me ayuda a realizar ese VIAJE.
Me comunico con ellos, acuden de inmediato. Y me informan de todo lo que puede acontecer. Y lo más terrible, es que no se equivocan. Son tan expertos que me quedo asombrada de su finalidad.
Y los recibo con esperanza, con entusiasmo. Con un alud de positivismo. Pero ellos me van cercando el círculo. Me empiezo a sentir acorralada. Intento responder con valentía......
Como TU ME ENSEÑASTE MAMA.
Pero me siento tan débil, insegura. Sólo tengo fuerzas para seguir adelante por el PAPA.
Sólo tengo ánimos para no desfallecer por TI.
Y no quiero dejar de DAR GRACIAS, a ese GRAN EQUIPO.
Insisto en tus cuidados más primitivos...... Y ellos me aconsejan otra serie de instrucciones.
No quiero asumir todo ese PESO; pero soy consciente de que debo hacerlo. POR VOSOTROS.
Me indican que no debo preocuparme de NADA, que no debo atender tus ansiados deseos. Me aconsejan que te brinde toda la PAZ posible. Pero yo insisto en curar todas tus heridas, en darte tu medicación, tu agua, tus friegas, tu FRESQUITO en la frente. No quiero desistir en atenderte hasta el máximo. NO QUIERO.
Y no deseo verte en mal estado, y no puedo soportar ver que TE VAS. Y no quiero verte incómoda, y TE QUIERO CUIDAR.
Vuelvo a insistir en tenerte limpita; porque sé que a ti te GUSTA.
Y quiero cambiarte de ropa, y no ME DEJAN.......
Pero YO QUIERO que tu estés cómoda.
Sin embargo..... Ellos insisten en que estás la mar de bien.
Hacen su visita oportunamente, y me comunican que TE DEBO AYUDAR.
TU YA NO QUIERES ESTAR AQUÍ.
Me hablan, me confunden, me aconsejan, me abruman, me comprometen, me alivian, me ......
Me indican que debemos tomar una GRAN DECISIÓN.
Y eso hacemos.
Todo se vuelca en tu FELICIDAD.
Así lo empiezo a comprender.
Te preguntan y TU RESPONDES: NO ME DUELE NADA, estoy bien, SÓLO UN POQUITO LA ESPALDA.
Y te quedas tranquilica.
Y veo tu rostro, tus ojos, tu mirada lo dice TODO.
Entonces, es cuando ELLOS DECIDEN, pidiendo mi AUTORIZACIÓN.
VAMOS A AYUDARLA, VAMOS A CUIDARLA, VAMOS A HACERLO LO MÁS FÁCIL POSIBLE.
Es cuando me cogen a solas......
Es cuando me instruyen, es cuando me aconsejan.......
Nunca me he visto en esta situación, y además; respondo YO, AHÍ ESTÁ MI PADRE.
Me dicen que debo SER FUERTE.
Dios MIO.
Y estoy a punto de hundirme, cuando veo que mi PADRE se preocupa.....
Saco fuerzas de donde no las hay.
Y con el apoyo de PADES, intento seguir adelante.
De inmediato recurro a todos VOSOTROS.
Y así empieza la GRAN DESPEDIDA; en un momento en el cual ninguno estamos PREPARADOS.
Cuatro consejos esenciales: HABLAR BAJITO, AUNQUE LA PERSONA EN CUESTIÓN NO PUEDE HABLAR LO ESCUCHA TODO. DEJAR QUE SE VAYA FELIZ; DESDE SU CAMA JUNTO A LOS SUYOS. DEJA QUE ENTRE LA LUZ. ABRE LAS CORTINAS.
MORIR ES DIFICIL, PERO SE PUEDE AYUDAR A QUE SEA MÁS FÁCIL.