Seguidores

viernes, 10 de enero de 2014

DESPEDIDA EN FAMILIA.

Intento continuar con mi HOMENAJE.
Estoy en lo cierto, cuando reconozco que no puedo demorarlo más. No sirve de nada. Necesito explicarlo.
Y casi al cumplir los tres meses de la falta de MI MADRE. Creo que debo hacerlo.

Un Domingo, 13 de Octubre......
Me enfrento con la realidad, descubro cómo la situación empeora; lo asumo, lo acepto entre mis confusos pensamientos. Y va a ser el peor DÍA de mi VIDA. Una mañana de batalla gigantesca. Una mañana de difíciles decisiones. Una mañana de amargo sufrimiento y de entero desconcierto. Una mañana de absoluto silencio, de poca comunicación, de grandes dudas. De no ser lo GRANDE que TU ERAS.
De no saber cómo actuar. De reflexión y de prontas y urgentes decisiones. Una mañana abrumadora, donde las haya. Una mañana en la que EL PAPA, no sabía por donde tirar. Una mañana en la cual me vi inmersa.
NECESITO PARAR......
NO PUEDO SEGUIR ESCRIBIENDO.
MAMA, ¿estás aquí?
¡GRACIAS!
Siempre has sabido calmar mi angustia.
Y esa mañana, me sentía capaz de estar a la altura. Pero, no era consciente, verdaderamente creo que no me lo podía creer. Y lo estaba viendo claro, pero empecé a sumergirme en una círculo fantástico de esperanza.
Por no querer ver que llegaba el FINAL, por no querer ver que TE QUERÍAS IR.
Aun así los acontecimientos emergían con tanta rapidez. Que tuve que armarme de valor, y sacar fuerzas de donde no tenía. Sabes MAMA que tu siempre me enseñaste bien.
Y YO no quería ser menos, y llevé a cabo todas tus enseñanzas. Y me fortalecí en minutos. Todo segundo contaba; para poder ofrecerte TODO.
Y ya no quisiste ninguna medicación, NADA. Sólo algo de agua.....
Aunque Si sabias lo que más te gustaba; TENER TU FRENTE FRESQUITA. Y durante toda la mañana, insistías en que te mojara toda la cabeza. Insistías en que te pasara mis manos frías por tu cara.
Madre mía, ¡mira que te ha gustado siempre el fresquito!
Y ya no querías NADA MÁS.
Y casi sin darme cuenta, comienzo a divisar tu DESPEDIDA.
Casi sin darme cuenta; porque no QUERÍA. Te vas DESPIDIENDO. Veo que te quedas sin FUERZAS.
Veo que apenas te mueves, siento que estás agotada. Percibo que quieres estar tranquila. Ni siquiera permites que te ayude a ponerte algo más cómoda.
NO DEJAS QUE TE MOLESTE.
Y yo, con mi cabezona...... Y te llego a convencer. Consigo acomodarte lo máximo posible. Consigo que bebas un poco de agua. Y te quiero seguir cuidando; te pongo el termómetro..... Y mientras tanto el PAPA, pendiente de todos mis movimientos. Empieza a pedirme que no te deje SOLA.
Y él se sienta en tu sillón, ESPERA, esperando lo que ha de venir. Continuamente entraba en vuestra habitación. Al acecho; para no dejarme SOLA. Acudiendo a mi. Dando un golpe de mano, para satisfacer tus necesidades. YA LO SABES MAMA, contigo siempre.