Seguidores

jueves, 23 de enero de 2014

TE VAS....

Así se sucede todo tu VIAJE. Te vas poco a poco. Te despides de todos nosotros.....
Es tu decisión. Y encuentras la forma de hacerlo con gentileza, con firmeza, con valentía y con elegancia.
No puedo explicitar con todo detalle tu IDA. Intento buscar la forma mas sutil.
Solo se que te fuiste tranquila, rodeada de los tuyos y acompañada en todo momento. Supongo que eso es suficiente.
Aunque tengo mis dudas al respecto. Debo conformarme con tu manera de hacer. Con tu decisión.....
Y después de ese trayecto,cuando ya todos reunimos fuerzas para apoyarte, y a la vez apoyarnos....
Se acabó, TE FUISTE.....
Todos nos volcamos a TU LADO, todos intentamos arroparte, TODOS MAMA.
Es impresionante, increíble toda esa fuerza que emanas. Conseguiste que estuviéramos JUNTO A TI.
Y SI MAMA, me quedé a tu ladito, junto  a TI, como TE PROMETÍ. Sabes que te dije que no te dejaría sola en ningún momento. Y lo conseguí MAMA, me quedé a tu lado; SINTIENDO TU CALOR. Sintiendo tu aroma, tu olor. SINTIÉNDOTE MAMA.
Así hasta que los profesionales decidieron apartarme de TU LADO. Y sabes que todos tus hijos te protegían, lo sabes. Sabes que todas tus enseñanzas no fueron en vano. PORQUE ALLÍ NOS TENÍAS MAMA.
Y tu MARIDO......
Hasta el último instante pendiente de TI. Cuanto AMOR.
Te separan de nosotros, te llevan a otro lugar. Ya no soy consciente, mi mente no asimila esa situación.
Y doy GRACIAS a todos los que tuvieron el coraje de llevar a cabo todo lo acontecido.
Porque YO; MAMA, ya no era dueña de mis actos. Intenté aguantar el tipo lo máximo posible, pero como todo ser humano, todo tiene un límite. Y el mio llegó, cuando te fuiste de casa.
Ya no te iba a ver en tu cama, ya no te iba a ver MAMA. Te alejabas de mi con tanta firmeza y pausadamente.
No dormiste esa noche en tu casa. Ya dormiste fuera. Y toda la noche sola.
El PAPA y YO, esa noche nos mantuvimos UNIDOS. HASTA LA MAÑANA SIGUIENTE.
Quiero dar GRACIAS a todos mis familiares por el apoyo que me brindaron en todo momento.
En ningún momento me sentí SOLA.
Y cuando el PAPA y YO estuvimos preparados, de inmediato fuimos ha hacerte compañía.
Y sin poder parar el tiempo, todo transcurría a su ritmo.
Ya no había vuelta ATRÁS.
Nos dejamos llevar por la rutina correspondiente, por la burocracia y por el sentir del día a día.
Solo quiero decirte MAMA, que TU Y YO sabemos nuestras confidencias tan íntimas.
Y no debo decir nada más al respecto.