Seguidores

jueves, 14 de noviembre de 2013

MENTE DISPERSA.

Procuro pensar en otros asuntos, en algo más allá de mis pensamientos ofuscados.
En algunos momentos, lo consigo; sin olvidar lo más presente en mi mente.
Intesto distraer mis emociones, mis sentimientos; y mi MENTE se obstina en seguir su camino.
Deseo que mi alma se fortalezca, deseo con todas mis fuerzas que mi dolor se alivie en alguna medida.
Pero es tan difícil, no consigo arrancar de mi alma todo este DOLOR.
Me invade, me atormenta, me acompaña constantemente.
Paso noches meditando, complaciendo mis inquietudes. Paso noches angustiosas, paso noches en vela.
Paso las horas del día más o menos ocupada en otros asuntos. Sin sacar de mi cabeza mi mayor preocupación.
Y todo me envuelve en una MAR DE DUDAS.
Todo me refleja sufrimiento. Todo me señala dolor, todo gira en torno a una misma persona.
TODO GIRA EN TORNO A ELLA.
Mi casa es TODO RECUERDO, MIS COMIDAS, MIS SÁBANAS, MIS FRASES, MIS PENSAMIENTOS, MIS REFLEXIONES, MIS SENTIMIENTOS. Mis más íntimos momentos giran en TORNO A ELLA.
Me intentan ayudar, lo sé. Intento cantar con algún amigo de verdad.... Pero sigo pensando en ELLA.
Y sinceramente me siento FELIZ. Y me encanta estar arropada por ELLA. Me consuela saber que no me abandona. Me satisface sentirla TAN CERCA.
Y hablo con ELLA, no sé si me beneficia. Porque por un lado sé que ELLA quiere que siga mi andadura.
Mi mente se encarga de transmitirme todo lo que necesito.
ELLA me manda señales de sosiego, y me tranquiliza.
La hecho tanto de menos.
La hecho tanto de menos.
MAMA, MAMA, MAMA.