Seguidores

sábado, 5 de noviembre de 2016

ADMIRACIÓN.

Admiro totalmente:
A todo individuo que se precie a dar todo lo mejor de sí.
Cuando es capaz de entregar todo su ser para el bien de los demás. Si sinceramente se entrega de tal forma que ni siquiera somos capaces de entender.
Es cuando realmente puedes estar seguro de que ese ser es especial.
Y de nada sirve que otros le juzguen,; realmente ese ser va a poder derribar muros.
De nada sirve que quieras entrar en su virtud. Porque la fuerza que ese ser posee es inquebrantable.
Nació para defender con sus garras, sus mejores deseos. Sus opciones son tantas. Es un ser que se escapa de la estructura humana.
Esa persona puede llegar a ofrecer tanto. Sin pedir nada a cambio.
Se da a todos los que le rodean de forma voluntaria. Nunca pide nada a cambio.
Cuando alguien resplandece de tal forma. Siempre hay personas que por el hecho que sea; le menosprecian, le critica, le envidian....

Porque el error más grande del que nos tenemos que arrepentir los demás, es la viva envidia que sentimos ante un ser tan sublime.

Nos asusta su destreza, su bondad, su afinidad, su ser en todos los sentidos.
En teoría cuando alguien de esa especie, llega a formar `parte de tu vida.
Debes estar agradecido. Puedes sentirte orgulloso.
Ya que este tipo de personas no suelen aparecer por nuestras vidas.

Yo he podido ser agraciada por admirar a un par de personas en mi vida.

Y puedo palpar todo lo que he podido aprender de ELLOS.

UNO SE LLAMA NACHO y OTRO FRANK.