Seguidores

sábado, 26 de noviembre de 2016

GENTE TÓXICA.

Esa gente se tapa bajo un oscuro manto e incluso detrás de un precioso velo blanco.
Utilizan una sutileza, que no todos somos capaces de observar.
Te convencen hasta tenerte entre sus redes.
Usan cualquier método persuasor par alcanzar sus objetivos.
Siempre son amables de cara para afuera. Parece que los tienes siempre a tu lado. Cuando los necesitas y cuando no también. Acaban por dejarte sin aliento.
Lo increíble es que llegan a persuadirte de tal forma, que anulan tus pensamientos. Tu no decides.
Solo te preocupa su bienestar, velas por su integridad. Por su bien en general.
Mientras te van intoxicando.
Saben hacerse los mártires. Saben hacerte culpable de todo lo que les acontece a ellos.
Cuando saben que les funciona, siempre utilizan el menosprecio, la culpa, el egoísmo, la comodidad, la cobardía.
Y acabas por entregar toda tu fuerza hasta agotarte.
Y así, poco a poco te van manipulando. Y tu apenas lo ves.

Dejan tu autoestima por los pies. Les gusta hacerte sentirte menos que ellos. Se supone que si dirigen el cotarro; triunfan. Si de repente les contradices, les discutes. Se rebelan. Si insistes en hacerte valer. Te llegan a destrozar.
Poseen una frágil fortaleza. Pues cuando los enfrentas.... se arruinan en su desgracia.

Esas personas poseen múltiples armas en su cruel juego.
De ti depende saber descubrir a tiempo sus proyectos. Si lo logras, nunca jamás nadie va a poder menospreciar tus brillantes ideas.
Les encanta lastimar, hasta romperte en pedazos.

Cuando despiertas de ese letargo, te haces tan fuerte. QUE PUEDES CON ESO Y CON MUCHO MÁS.

Existen de varias formas, de varios tipos, de diferentes maneras.

Solo es cierto que tu debes seguir adelante con tus principios.
Es la mejor forma que tienes de seguir a flote.

Somos libres, dejemos nuestras alas alcanzar la libertad.

SEAMOS NOSOTROS Y NADA MÁS.