Seguidores

miércoles, 7 de diciembre de 2016

SEGURIDAD Y CONFIANZA.

Realmente así me he sentido hoy en manos de desconocidos.
En concreto dos personas profesionales en su mundo de la ODONTOLOGÍA.
Un DOCTOR y un RADIÓLOGO.
Un gran equipo, que forman una gran clínica.
Te acogen con empatia, sinceridad, honestidad. He podido hablar con ellos, como si los conociera de toda la vida.
La confianza surgía por segundos. La complicidad era palpable. Pudiendo llegar a hablar de nuestra vida privada sin tapujos.
Eso ha hecho que mi visita al dentista fuera lo más agradable posible. VALORO A ESTOS PROFESIONALES.

Más gente de esa magnitud debería existir en el mundo. Todos seríamos más felices.
Y la visita a ciertos especialistas nos sería mucho más grata.

GRACIAS.

Por vuestra atención formidable.