Seguidores

martes, 28 de octubre de 2014

PARA RECORDAR.

Indudablemente; para mi el día de ayer debe ser un día para no olvidar jamás.
Un día cargado de temor, de miedo, de dudas, de incertidumbre, de dolor, de perplejidad. Un día muy complejo.
A pesar de todos estos sentimientos. El desenlace fue de lo más gratificante.
Transcurrió todo el hecho abrumador de la temible enfermedad con grandes gestos fraternales. Pudimos sentir esa UNION, esa FUERZA; solo te REGALA LA VIDA CUANDO HAY AMOR.
Pudimos respirar aliviados al conocer la respuesta de los médicos.
Después de la terrible intervención. Todo fue fluyendo dentro de la normalidad.
Sin dejar de lado la grave importancia del acontecimiento; al final se desarrolló dentro de unos parámetros aceptables. Al menos eso pienso YO. SUSPIROS......
Desde luego que fue duro; pero en realidad ¿qué nos queda?...  No hay más que aceptar el duro hecho de asumir la cruda realidad. Verlo positivamente y mirar hacía adelante.
ACTITUD POSITIVA.
Me gustaría relatar brevemente cómo transcurrió el día de ayer; despues de esta pequeña introducción.

Yo quería estar al lado de mi HERMANO J; de eso no me cabe la menor duda. Quería estar junto a mis hermanos; evidentemente.
Hice todo lo posible. No pude acompañarles a primera hora de la mañana.
No me fue posible. Pero ese ser divino, ese ANGEL DE LA GUARDA; consiguió que llegara a tiempo para ver a mi HERMANO J. saliendo de la temida operación.
Me llenó de felicidad ver que todos mis hermanos estaban arropando a nuestro hermano J.
Y cuando estábamos todos juntos; llego mi hermano J.
Estaba confuso, aturdido, bajo los efectos de la anestesia. Y tan chistoso como siempre. Haciendo ego de su buen humor. Bromeando ante la situación aterradora.
Con su sonrisa característica, la que nunca abandona. La que delata su CORAZA.
Puedo decir que lo ví más nervioso que nunca. Hambriento y sediento. Pero su cara irradiaba felicidad cuando nos vió a todos junto a él.
Hizo balance de todo lo sucedido. Nos quería ver a todos. Nos iba nombrando, sin apenas vernos.....
Simplemente oyendo y escuchando nuestras voces; hizo un esfuerzo subliminal para divisar a cada uno de nosotros.
Fue un momento inolvidable. Cómo es posible que a ciegas una persona sea capaz de reconocer a todos los miembros de su família. IMPRESIONANTE.
El ser humano es capaz de agudizar sus sentidos; aún cuando está falto de alguno de ellos. Y eso que además mi hermano J, tenía un SEÑOR TAPON DE CERA EN UN OIDO.
En el momento que ví a mi hermano J, aparecer en la SALA de ESPERA, me vine abajo. No lo pude evitar. Estaba junto a mi hermana C. Hice de tripas corazón para aliviar nuestra pena.
Mis otros hermanos acudieron pronto al lado de mi hermano J.
Quiero nombrar a mis dos SOBRINOS: SANDRA Y OSCAR. Dos miembros cumbre en la família, dos valientes, dos héroes. Que supieron estar a la altura de las circunstancias; apoyándonos a todos nosotros.
Quiero dejar constancia de que tengo unos HERMANOS que son envidiables. De los cuales me siento orgullosa.
Quiero hacer referencia a mis PADRES:
ELLOS HAN SABIDO FORJAR ESOS LAZOS IRROMPIBLES.
Por todo esto y algunos actos, no exentos de importancia:
MAMA;
He de decirte que esta mañana me has alumbrado con tu PRESENCIA. Me has mandado un mensaje divino.
El cielo con grandes nubes blancas, arrojaba un destello de luz solar impresionante. AHI ESTABAS MAMA.
Arropando nuestros corazones.
He recibido el mensaje. He sabido que mi hermano J, está bien. He sabido que ha pasado buena noche. He sabido que le han dado el ALTA. He sabido que mi hermano A. lo acompañaba a casa, al lado del PAPA.
He comprendido que no nos abandonas. Que debemos DAR GRACIAS a DIOS
por seguir a nuestro lado. Y lo he comprobado MAMA, más tarde. Cuando en la vida terrenal he hablado con ANTONIO; el NUESTRO.
Estas líneas son para demostrar realmente lo que siento.
PARA GRITAR AL MUNDO, MIS SILENCIOS.
PARA AGRADECER A LOS QUE ME AMPARAN.
Porque quiero DAR GRACIAS A DIOS.
Simplemente porque estoy agradecida por formar parte de mi FAMÍLIA.