Seguidores

jueves, 30 de octubre de 2014

SABIA PACIENCIA.

Más ya no cabe. Mi mochila pesa demasíado, la carga supera mis poderosas armas de aguante.
El peso que me acompaña, se va agrandando cada día. Mi espalda no sé cuánto puede aguantar. Procuro de verdad, ser paciente. Pero más ya no cabe.
MADRE DE MI ALMA:
Sé que me enseñaste con cuidado a tener fortaleza y aguante. Pero, ¿ hasta cuándo o cuánto?
Tu siempre decías que se debía tener paciencia. Que debía poner siempre la otra cara.
Recuerdo tus conversaciones al respecto. Recuerdo infinidad de veces; durante mi vida, recuerdo cómo eras insaciable con este tema. PACIENCIA.......
Y esa palabra tan habitual en TÍ; AGUANTA......
Me decías:
TU AGUANTA HIJA, TEN PACIENCIA.
Y acababas diciéndome: ¿QUÉ VAS A HACER?, NO PUEDES HACER NADA HIJA.
Entonces yo te escuchaba fielmente. De hecho he sido siempre bastante paciente, de veras. En realidad tengo un aguante digno de admirar. Deben pasar muchas cosas que me indignen para llegar a mis límites.
Deben pasar muchos días, hasta llegar a saturar mi pensamiento.
Aunque en verdad en estos momentos creo que estoy a punto de estallar.
No sólo por un motivo en concreto. Más bien por algunas cosillas que me atormentan.
Cosillas, de las cuales no logro deshacerme. No logro solucionar. No logro escapar.
Y tu ya me conoces, que SOY PERSUASIVA. Que insisto cuando quiero alcanzar mis metas. Que a luchadora no me gana nadie. AIX MADRE DE MI ALMA; ultimamente me siento un poco débil. Seguramente me falta escuchar TU VOZ.
Eso me aliviaba, ahora estoy SOLA.
Y esas COSILLAS que me atosigan se hacen algo más perturbadoras.
Y en fin, lo que debo hacer; está muy claro:
VOY a seguir con mis enseñanzas adquiridas. Voy a continuar en mi linea, voy a intentar llevarlo lo mejor posible.
Pero me encantaría que
me echaras un cablecito. Una señal me bastará para salir adelante.
TE NECESITO MAMA.
Cada día que pasa un poco MAS.