Seguidores

martes, 25 de junio de 2013

BODA DE VENTURA Y MARIA.

Y por fin llega ese día tan deseado para todos.
Los chicos se van a casar. Después de pasar algunos años de pura lucha, y de pocos ahorros; los chicos están a punto de dar el paso más importante de sus vidas.
Ellos consiguen coger un pisito en el barrio del Carmelo, allá por el año 1988. Gracias a la hermana C de Maria obtienen ese piso. Lo arreglan durante un año. Todo gracias a CARMEN y al padre de Maria.
Realmente el piso lo montan ellos, con alguna ayuda de Maria y de Ventura.
Los chicos están encantados con su nidito de AMOR.
Ya tiene casa, ahora les espera el gran acontecimiento. CASARSE.
Antes del gran día; les espera una fase de preparativos previos a la boda.
Entre todos se encargan de hacer la tarea más fácil.
Maria acude a una tienda situada en MAYOR DE GRACIA, llamada PRONOVIAS. La novia iba a tener todo lo posible para hacer brillante su dia más feliz de su vida.
Normalmente va acompañada de su madre y de sus hermanas. Se dedican todas completamente a la novia.
Se encargan de favorecer y de ofrecer todo lo que Maria necesita.
Después de algunas pruebas de vestido, después de algunos días de gimnasio, después de algunos dias de sol. Maria se siente cada día más fuerte, más bella para poder acudir a su ceremonia completamente preparada. Maria recuerda ir ha hacer ejercicio, y recuerda compartir con Fernando días de sol.
Por otro lado VENTURA, se dedica solito a escoger su traje, a pedir dia y hora en el peluquero, a comprarse sus zapatos. El sencillamente se elabora una lista para acordarse de todo lo que debe hacer.
Incluso tiene tiempo de ir al estanco a encargar lo necesario.
Él se basta y se sobra solo para preparar lo necesario, para conseguir que su dia sea el más especial.
Y  cada uno por su cuenta dedica tiempo y esfuerzo para que su dia sea el mejor de todos.
María recuerda que ya tenía todo atado, y le faltaba escoger padrino de boda.
Se decantó sin dudarlo hacia su gran amigo FERNANDO. Nando para algunos. Maria elige a su padrino.
Y evidentemente no se equivoca, el padrino llega a su casa guapo, con su ramo y con su verso.
Me gustaría contar cómo se va desarrollando el dia desde el amanecer.
Sin grandes sorpresas:
Maria pasa una noche en vela.
Se despierta por la mañana, y todo son atenciones hacía ella. La cuidan, la miman, le hacen el desayuno.
La chica se ducha, cuando ya está lista; su hermana se encarga de ella.
Sus padres ya tienen bastante trabajo. Su hermano ANTONIO, será el encargado de llevarla a la IGLESIA.
Maria está nerviosa, María no cesa de sonreír, María colabora en todo lo que dice su hermana CARMEN.
Carmen la empieza a preparar. La viste, la maquilla, la peina.....
Mientras MARIA, recuerda vivir intensamente cada minuto. Recuerda cómo su hermana le iba indicando lo que debía hacer. Y de vez en cuando aparecía la madre de María ha echar un vistazo. Pero no era necesario, porque CARMEN lo tenia todo bajo control.
Y por fin la novia está preparada. Antes de salir de la habitación, le cortan un mechón de su cabello. Para tenerlo eternamente como recuerdo.
La novia sale de la habitación, no sin antes echar algunas lágrimas.
Cuando asoma hacia el salón la esperan sus padres. María recuerda que su madre no cesaba de llorar, y su padre mantenía las lágrimas en sus ojos sutilmente.
Los dos ofrecían una cara de felicidad inmensa.
María acompañaba la evidente situación con total entrega.
Y ya no faltaba más que llegara el padrino, hiciera los honores; y por otro lado debía llegar el fotógrafo.
ANTONIO se encargaba del coche, de adornarlo, etc. Y de recoger a la novia cuando ésta estuviera dispuesta.
Llega el padrino; guapísimo, deleita a los que están en casa con su verso. Lo hace a la perfección, lo hace tan bien que no cabe ninguna critica.
Entrega el ramo a la novia. Y ya está, ya realizó su función.
La novia ya debe salir de casa. Se casa a las doce. La escalera de la novia también está adornada. Todo sale a la perfección.
La novia baja las escaleras, y allí en la puerta la espera su hermano ANTONIO. en su TALBOT, color blanco, precioso.
Y se montan la novia y el padre. Y se van a dar algunas vueltas, porque María vive muy cerca de la Iglesia, y debe llegar más tarde que el NOVIO.
María se siente preocupada y nerviosa, como es normal.
Sufre, no sabe a ciencia cierta si su novio acudirá a la cita puntualmente.
Durante el camino, su padre y su hermano no dejan de hacer bromas. Todo sea por la novia, para que puedan cesar un poco sus nervios.
Y por fin llegan a la IGLESIA.
Y todo está perfecto, allí en la entrada se encuentran con el fotógrafo.
María ya puede entrar del brazo de su padre hacía el altar.
Y  ascienden las escaleras para acceder a la entrada de la Iglesia.
María recuerda que alguien le puso bien su cola del vestido y empezó a dar sus pasos junto a su padre hacia su novio VENTURA.
Mientras recorría el largo camino todas las miradas se centraban en ella. Toda la gente que estaba dentro de la Iglesia la sonreía, María se sentía enormemente feliz a la vez que escuchaba la marcha nupcial.
Y iba llegando al final del trayecto, y a lo lejos ella vislumbraba a su querido novio, a su AMOR inalcanzable. Mientras iba hacía él, pensaba por segundos:
Ahí está, lo ha conseguido, me está esperando, me mira, se ha vuelto para mirarme. Está tan guapo, tan soberbio, me sorprende cómo por fin ha conseguido lograr y convencer a todos, de lo mucho que me quiere.
Y es maravilloso ver cómo el padre de María, brinda a su niña al que será el hombre de su vida.
Y notar esa pequeña comunicación sin palabras, y notar en segundos que el padre entrega a su hija al novio.
Y sentir cómo el novio acoge a la novia con todo su AMOR.
Todo eso sin lidiar palabra alguna. Todo eso con pequeños gestos y miradas. Pero impresionante el pequeño vinculo que se forma entre esas tres personas.
Y bueno a partir de ahí, ya se sucede la ceremonia como dictan los cánones. Se sucede la ceremonia con total tradición.
Y ya están casados los novios, fue una boda maravillosa, espectacular, sencilla y llena de AMOR.
Los novios ya pueden salir de la Iglesia formalmente casados.
A la salida les esperan todos los familiares, amigos y seres queridos.
Y ya sólo queda recibir el tradicional arroz, las fotos de rigor, la bendición de todos y un final feliz.
Todo sale a la perfección, María no puede ser más dichosa. Su novio le ha demostrado lo capaz que puede ser.
Su familia le ha entregado todo el apoyo posible.
Esa boda sale perfecta, gracias a todos los familiares y amigos, gracias a todos los asistentes.
Por lo cual quiero dar gracias a todos los que hicieron posible este enlace.
GRACIAS DE TODO CORAZÓN, SIN VOSOTROS NO HUBIERA SIDO POSIBLE.