Seguidores

jueves, 27 de junio de 2013

LA GRAN NOCHE DE BODAS.

Eso esperábamos nosotros, pero fue una gran noche de grandes anécdotas más que de GRANDES PASIONES.
La verdad es que los novios pasaron la noche en vela, por motivos muy distintos a los que todos puedan pensar.
Para empezar los novios regresan a su nídito de AMOR; después de pasar  dos días estresantes, aunque felices.
Llegan a su piso, cansados de todo el día, se alargan hasta altas horas de la madrugada. Porque Ventura ha de ser siempre el último es irse, le encanta despedir a todos sus seres queridos. Le encanta agradecer uno por uno a todos los invitados su presencia en el enlace. Lo hace en todas las fiestas, ha de ser el que cierra el festejo. Y siempre está dispuesto a acompañar a quién lo necesite, hasta su casa si es necesario.
Hasta que no ve que todo está bien atado, él no se va.
Así que cuando por fin, habiendo ya VENTURA colocado cada uno en su sitio; llegan a casa: los novios están tan nerviosos que no saben qué hacer. Es la primera noche que van a pasar juntos y solos.
Más que emoción, lo que siente realmente es miedo.
De madrugada, Ventura debe ayudar a Maria a quitarse todos los abalorios; todas las horquillas que sabiamente le colocó su hermana en la cabeza. Todos los alfileres que rodeaban el velo sujeto al tocado de María. Se pasan un buen rato, hasta conseguir que desaparezca todo lo que María lleva en su pelo.
He de decir al respecto que María estuvo perfecta durante todo el día, no se le cayo ni un mechón de su cabello. Lo tenía todo bien agarrado, sólo VENTURA lo sabe mejor que nadie.
Después de la cabeza, había que desabrochar a Maria todo el vestido por detrás, con sumo cuidado. Tarea de chinos. Ventura hubiera querido despojar a MARIA CON RAPIDEZ, pero ella no accedió; quería proteger su vestido de cualquier daño. Esa chica era un poco especial.
Una vez quitado el vestido, Maria debía guardarlo con cariño, y dedicó su tiempo.Ya sólo faltaban las enaguas, la combinación interior, la ropa interior, los pantys, la liga, los zapatos......
A todo eso VENTURA ya ha terminado hace horas de colocar su traje bien puestecito. Así lo quiso María.
Se dan un merecido descanso, se abrazan interminablemente, respiran tranquilos. Y ya están listos; pero están tan abrumados que cuánto más quieren forzar la situación, peor les sale la acción. Y desisten, y deciden que no es un buen momento. Tienen mucho sueño, lo más tremendo es que ni siquiera pueden dormir. Ventura es incapaz de cerrar un ojo, no deja de hablar. Echa de menos su habitación de soltero, echa de menos a su madre, echa de menos su cama, o echa TODO DE MENOS.
María entonces, debe consolar a su marido. Él no deja de llorar. Posiblemente por todos los nervios que ya pasaron.
Y él le dice a su mujer que necesita levantarse, e irse a ver la tele. María le entiende perfectamente, porque ella siente lo mismo. Así que juntitos se van al sofá a ver un poco la tele. Y ahí es cuando consiguen dormir un poco. Tranquilamente abrazados el uno al otro, tranquilamente relajados intentando compartir lo que más saben, SU AMOR, SU TERNURA, SU COMPRENSIÓN. Apoyándose como siempre, sintiendo lo bien que están piel con piel, disfrutando de su más íntima relación, disfrutando de su NOCHE DE BODAS especialmente a su manera. Porque está claro que ellos son especiales.
Una pareja ESPECIAL.
Una pareja de ENAMORADOS.
Una noche de bodas, no debe terminar necesariamente en sexo, creo que lo más bonito es que cada cual elija la forma mas especial, más cómoda, mas sutil.
No es necesario demostrar a una persona que la quieres simplemente con el sexo. Se lo puedes demostrar de mil maneras.
Yo opino personalmente, que para mí la forma más pura es; la que dos seres se entregan profundamente y corporalmente en cuerpo y alma. Como si de ángeles se tratara, amándose puramente e incondicionalmente.
Es maravilloso sentir cuando realmente sientes el AMOR en tu cuerpo puramente.
Y sobre todo es maravilloso, cuando eres correspondido, y cuando le puedes entregar a tu amado todo lo que tu alma ofrece.
Es maravilloso quererse y amarse con total dedicación.
Eso es el AMOR, entregar, si pedir nada a cambio, dar lo más profundo que existe en tu interior.
Darlo todo, sin compromiso, porque tarde o temprano serás reconfortado. Pero ante todo AMA, entrega; no exijas, porque si realmente existe AMOR, te veras pronto satisfecho.
Y si por alguna causa no eres correspondido como tu esperabas. No te preocupes, debes estar tranquilo si tu realmente has hecho lo posible por querer a tu amado. Es lo que en verdad importa, porque cuando te amas a ti mismo, posees el don de poder amar a todos los demás.
AMAR, AMAR, AMAR.............