Seguidores

martes, 18 de junio de 2013

OSCAR Y EVA.

Mis dos sobrinos, hijos de mi hermana mayor.
De Oscar, realmente recuerdo muchas cosas. Entre tantas, la más recordada es que cuando nació. Le recibimos con entusiasmo. Ya teníamos otro niño en la familia. Los abuelos estaban contentos.
El niño era realmente guapo. Y creo recordar que a mi hermana le causó algún quebradero de cabeza. Ya que era el primero. Y el niño no podía mamar, así que le dieron inmediatamente biberón.
Al mismo tiempo la madre se tuvo que poner en tratamiento, porque sus pechos requerían atención.
Y de OSCAR, recuerdo hacer de canguro. Mientras mi hermana trabajaba. Yo iba a su casa, allí por el PASEO MARAGALL, y me quedaba con el niño. Hasta que un buen día el padre del niño, decidió que la madre dejara de trabajar.
María recuerda cómo su hermana mayor le preparaba unas comidas exquisitas. Como por ejemplo; flamenquines, bolitas de patata, y unas croquetas caseras de muerte.
Al poco tiempo nació la hermana de OSCAR.
Una niña guapísima. Un caramelito. Era preciosa. Buena, no lloraba; sólo comía y dormía. Una niña ejemplar.
Y la verdad es que los dos han conseguido lograr sus metas.
Los dos son increíbles. OSCAR, ya es un hombre. EVA es una mujer hecha y derecha.
Me siento orgullosa de tener dos sobrinos tan encantadores.
OS FELICITO POR SER COMO SOIS.