Seguidores

martes, 30 de julio de 2013

ALEX.

Los padres festejan la llegada del bebé. Están contentos porque es un NIÑO. Pero les ha costado mucho hacer ese SUEÑO REALIDAD. De hecho MARIA piensa que pario dormida.
El niño se va a la incubadora, el PADRE se va a descansar a casa con los padres de Maria. Y a cuidar a sus NIÑAS. Es fin de semana largo, porque hay fiesta el LUNES DE PASCUA.
El niño ha nacido el sábado de madrugada. Deberán quedarse en el HOSPITAL, todo el fin de semana.
Maria piensa que si todo va bien, el MARTES se podrán ir a casa.
Pero no las tiene todas, porque el bebé está en la incubadora. Quizás se vaya ella sola, y el NIÑO deba quedarse allí. Maria no concilia el sueño, no puede dejar de pensar en su NIÑO. Tan delicado, tan vigoroso, tan luchador.
Maria salta de su cama, se dirige por los pasillos de madrugada; en silencio. Nadie la VE.
Ella va a buscar a su bebé, necesita verlo, estar junto a él. NADA NI NADIE SE LO VA A IMPEDIR.
Llega a la SALA DE PREMATUROS. No sabe bien a dónde dirigirse. Pero su instinto maternal la va a ayudar. Y llega a UNA SALA; mientras VE bebés tremedamente luchando por estar VIVOS.
NO puede entrar, pica a un timbre. Sale una enfermera y le dice USTED NO PUEDE ESTAR AQUÍ.
Maria apenas puede caminar, se sostiene entre penumbras.
La enfermera le dice, VAYA A SU HABITACIÓN.
Maria le ruega que la deje ver a su NIÑO, Maria llora desconsoladamente y dice MI NIÑO ME NECESITA.
La enfermera no da su brazo a torcer. Y le dice POR FAVOR SE TIENE QUE IR.
Maria apenas se sostiene en pie. POR FAVOR, quiero verlo.
La enfermera le dice si quiere ayudar suba a su habitación, vaya a la sala de LACTANCIA y empieze a sacarse leche para su bebé.
Maria dice, no quiero darle biberones con mi leche. QUIERO AMAMANTARLE.
La enfermera le dice: ESTÁ SEGURA. MARIA no vacila ni un segundo en su respuesta. CLARO.
PASE, le voy a dar la oportunidad de amamantar a su bebé. Si USTED LO DESEA, es una idea genial.
OJALA TODAS LAS MADRES OPINARAN LO MISMO.
Maria pensó; ésta es la mia.
Debía demostrar todo lo que sabia, y su bebé debia aprender rápido. Si querían estar juntos, esta era la manera. El bebé era sumamente pequeño, MARIA duda si va a tener fuerzas para cogerse al pecho.
Pero lo debe intentar. Entra toda disfrazada. Cuando ve a su bebé se siente TAN MADRE.
Apenas ha dado tiempo a que le de la SUBIDA DE LECHE. PERO LA ENFERMERA ESTÁ DISPUESTA A COLABORAR. Lo importante son los calostros, lo importante es que el NIÑO se agarre al pezón.
Maria tuvo suerte de encontrar a una enfermera con experiencia.
Le traen al bebé, hacen sentar a MARIA comodamente.
Maria no tiene tiempo de sacarse el pecho de la bata.....
El bebé por instinto natural se coge desesperado. INCREIBLE LA FUERZA DE VITALIDAD que tiene un niño prematuro. La enfermera se ENTUSIASMA. Maria no cabe de GOZO.
El bebé no se separa del pecho de su madre. La enfermera le dice a MARIA: dentro de una hora TE QUIERO AQUÍ. TU BEBÉ VA A SALIR ADELANTE CON TODA SEGURIDAD. No le vamos a dar nada. TE ESPERO.
Maria se vuelve a la habitación; pero antes piensa ir a la SALA DE LACTANCIA, para DONAR LECHE.
Y de paso para acelerar la súbida por ella misma.
Apenas llega a la habitación, debe volver a ir a la SALA DE PREMATUROS.
Una enfermera de la planta la ve, le dice A DONDE VA. Ella responde a DONAR LECHE.
La enfermera se lo agradece y la deja tranquila.
Maria se vuelve a escapar.
Llega de nuevo junto a su NIÑO. La enfermera de NOCHE le abre la puerta y dice:
AQUÍ LO TIENES, TE ESTÁ ESPERANDO.
El bebé vuelve a MAMAR. La enfermera ve ese GRAN LOGRO. Y le dice a MARIA, QUE VA A INTENTAR SACAR AL NIÑO DE LA INCUBADORA, SI EL MÉDICO DE GUARDIA LO PERMITE. VOY A INTENTAR LLEVAR A TU BEBÉ CONTIGO A LA HABITACIÓN.
Dicho y hecho. Estaba previsto que el NIÑO estuviera unos quince dias en la incubadora.
La primera noche, su madre se lo lleva con ella.
Le recomienda el médico. Ponlo junto a ti, en tu pecho todo lo que él quiera. DALE TU CALOR.
Me has de prometer que estarás vigilando toda la noche. TE DEJAREMOS SOLA.
Maria se compromete. Es tonteria hacerse tantos viajes, superando tantos obstáculos.
Maria prefiere quedarse en VIGILIA, pero con su NIÑO al lado.
El niño realmente se esfuerza al máximo, tanto o más que la madre. El médico no les deja solos. Los va a ver cada dos horas aproximadamente.
La madre no tiene tiempo de pensar si se encuentra mal, cansada, si tiene sueño, si tiene entuertos, si tiene pis. La madre no piensa nada, sólo en AMAMANTAR A SU BEBÉ.
Pasan la primera noche plácidamente, agotados pero juntos.