Seguidores

martes, 9 de julio de 2013

MARIA SE PONE DE PARTO.

LLEGA EL MOMENTO¡¡¡¡¡¡¡¡¡
María acude al HOSPITAL.
Se va sola, tranquilamente. Sabe que va a buscar a su bebé. SABE QUE DESPUÉS DE MUCHAS APUESTAS EN RELACIÓN AL SEXO DEL BEBÉ, SABE QUE DESPUÉS DE MUCHAS APUESTAS CON RESPECTO AL DÍA DE NACIMIENTO.
SABE  TODO LO NECESARIO, SABE QUE LE HA LLEGADO LA HORA.
María se va hacia el HOSPITAL.
Llega y le realizan un tipo de prueba especial; diferente a otros días. Algo así como un DOPLLER.
María no sabe lo que significa. El médico se lo explica. Le van a realizar una prueba específica para ver cómo está realmente el feto. Para ver si sufre, para ver si le llega oxigeno a través del cordón umbilical.
Para ver algunas cosas en concreto. María empieza a preocuparse. Está allí sola. Se pone en manos del médico. Confía plenamente en él. Y recuerda que le dice a su asesor. Haga lo que tenga que hacer. YO CONFIO.
El médico le dice más  menos, que el bebé empieza a tener sufrimiento fetal. Que no es grave, que igual requiere cesárea. María quiere dar a luz naturalmente. Pone alguna pega. Se enfada con el médico. Le dice que después de tantos días, lo podían haber pensado antes. Pero bueno ya llegado el momento Maria busca la mejor solución. Le dice el médico que la prueba especial ha salido bien. Pero que no quiere ARRIESGAR. Le dice a María que es PRIMERIZA.
En esa prueba se detecta todo lo que le sucede al bebé.
María responde ME PONGO EN SUS MANOS.
Solo quiero que mi bebé nazca sano y a salvo.
Y así va a acontecer.......
Se llevan a María a la SALA DE PARTOS.
La inducen con OXITOCINA, para ayudarla a dilatar. El parto no prospera. Mientras tanto la hermana de María ya ha salido camino del HOSPITAL. Y los padres de MARIA también.
María recuerda que todo fue bastante deprisa; después de lo esperado.
María ingresa, María es ayudada artificialmente. Aunque ella se resistía. A María le quieren pinchar la EPIDURAL. Ella no quiere.
El equipo médico se vuelve loco. Pero no la dejan ni un momento. Ella es capaz de sostener la firmeza necesaria, ella es capaz de mantener todo en calma. Y decide dar a luz de forma natural.
No se lo aconsejan. Pero ella insiste.
Se la llevan al ANESTESISTA, y es imposible pincharle el relajante en la columna. Ella se mueve. Ella no está de acuerdo. QUIERE SENTIR LO QUE ES VERDADERAMENTE PARIR CON DOLOR.
QUIERE TRAER A SU BEBÉ AL MUNDO CON TODAS LAS DE LA LEY.
María es muy persuasora, María se empeña. La pinchan, no surge efecto......
Se vuelve al PARITORIO, de repente aparece su hermana vestida de médico; de color verde al completo.
María no puede resistirse a reir. Se rie con tantas ganas, que por si sola ROMPE AGUAS.
El bebé de María va a venir al MUNDO SONRIENDO.
Las aguas son teñidas de un verde feo.
Ya está colocada en el POTRO.
María sabe que le toca trabajar, pone todo su empeño. LO VA A CONSEGUIR.
Ese bebé va a nacer sano.
Y así es.......
María empuja empuja, empuja, y su bebé asoma la cabeza.
La comadrona es esencial en este paso, es la que dirige todo lo qe a de hacer Maria. La chica responde con total obediencia a su ASESORA. El médico sólo debe esperar a ver la cabezita. Y llega el bebé.
Sale con fuerza, todos los asistentes. Que por cierto eran bastantes. APLAUDEN EL EXITOSO PARTO.
Nadie confiaba en que esa MARIA PRIMERIZA LO HICIERA TAN BIEN.
Pero lo consiguió. Y un dia 3 de MARZO; dia de SANT MEDIR. Vino al mundo el ser más maravilloso de la TIERRA. La HIJA DE MARIA Y VENTURA. Una niña especial, deseada, una niña sin nombre, UNA NIÑA MARAVILLOSA, guapa, morena, SANA.
Cuando nace la NIÑA, se la colocan a su MADRE en el pecho. Es algo díficil de explicar lo que se siente en ese momento. María acaba de traer al mundo a su hija. María acaba su labor de parturienta. Se siente muy orgullosa. Ha sabido llevarlo todo a cabo como una buena MADRE, como una EXPERTA.
Se siente relajada, se siente dichosa, se SIENTE, se SIENTE.
Inmediatamente lavan a la NIÑA, la vuelven a entregar a los brazos de su madre. Más o menos a las 7.45 horas de la tarde.
Suben las dos a la habitación de PLANTA.
A la primera persona que ve MARIA, es a su MADRE CANDELARIA.
VENTURA estaba trabajando, no tardaría en llegar.
Maria recuerda la cara de su madre. Y recuerda sus palabras.
Hija, ahora sabes que es ser MADRE.
Todos los que acompañaban a Maria, se volcaron al máximo.
Pero MARIA GUARDA EN SU MENTE LA CARA DE SU HERMANA CARMEN Y LA DE SU MADRE.
Eso es con lo que se queda Maria.
Y sobre todo y ante todo se queda con la MAYOR FELICIDAD QUE LA VIDA LE PUDO OFRECER.
TENER A SU HIJA SANA, PRECIOSA Y DIGNA DE ADMIRAR.
LE DOY GRACIAS A DIOS POR DEJAR QUE MI NIÑA FUERA PERFECTA.