Seguidores

viernes, 26 de julio de 2013

MARIA SE PONE A TRABAJAR.

Cuando Maria se asegura de que su hermana ya está mejor.
Por casualidades de la vida va a acompañar a una amiga a una entrevista de trabajo.
En la entrevista se pedía a una mujer para hacerse cargo de una niña recién nacida.
Van a una casa particular en el barrio de GRACIA.
Les atiende la abuela de la niña, y seguidamente los padres del bebé recién nacido.
Los tres deciden que MARIA es la persona idónea para hacerse cargo de su NIÑA.
Y excluyen a la amiga de MARIA, principal candidata.
Maria no buscaba trabajo. Al día siguiente llaman a MARIA por teléfono y le dicen que quieren que ella se haga cargo de la recién nacida.
Maria dice que está embarazada. A los padres del bebé no les importa en absoluto.
Maria ve una oportunidad para incrementar sus ingresos,que buena falta le hacen.
Maria lo primero que hace es comunicárselo a su amiga CARMEN; su amiga le dice que aproveche la oportunidad, que no la desprecie.
Maria siente que le debe una explicación a su amiga. Ella necesitaba el trabajo. Pero los interesados no la quieren elegir.
Maria vuelve al domicilio particular a concretar. Y quedan de acuerdo enseguida.
Tratan el tema, tratan el horario, lo atan todo a la perfección.
Maria acepta las condiciones, son inmejorables. Y sobre todo va a lograr aumento de sueldo.
Maria recuerda con gran cariño a esta familia. El bebé era una niña encantadora, MARTINA.
Maria se dedicaba sólo a la bebé, mientras sus padres se iban a trabajar.
La abuela aparecía de vez en cuando para verificar que todo iba bien.
Maria pasó su embarazo criando a otro bebé maravilloso. Salía de paseo, la niña y la canguro estaban encantadas.
Maria normalmente iba de visita al BAR JB, a ver a su hermana CARMEN.
Maria andaba mucho; MARTINA se lo pasaba genial con su MAMÁ CANGURO.
Maria recuerda cómo la cuidaban esas personas ajenas a ella.
Le decian que podía disponer de todo lo que necesitará en la casa. Le brindaban grandes desayunos. La cuidaban. Maria más que trabajar, estaba protegida por unos padres novatos. Unos padres modernos, unos padres que la ayudaron a pasar su último trimestre.
Maria recuerda también que en ocasiones iba al taller de VENTURA, a visitarlo; con MARTINA en el carrito. Ventura se sentía feliz de ver a la NIÑA. La NIÑA era tan dulce, tan simpática, se ganaba el corazón de todos los que la admiraban.
Maria preparaba biberones, cambiaba pañales, y lucía y presumía de MARTINA.
Siempre iba como un pincel de paseo. Y hacia el mediodia, Maria acababa su horario laboral.
Y regresaba a su casa para atender a sus NIÑAS.
Maria también trabajó algunas noches, mientras los padres de MARTINA salían.
Maria recuerda quedarse dormida en el sofá de la casa de Martina. Maria recuerda cómo la despertaban cariñosamente para que volviera a su casa.
Fue una experiencia de trabajo especial, inolvidable, única, irrepetible.
Maria siente no poder acabar todo lo pactado con esa maravillosa familia.
Los padres de MARTINA, siempre le estuvieron muy agradecidos a MARIA.
Siempre opinaban que la mejor CANGURO que pudieron tener era una FÚTURA MADRE.
Ellos opinaban que MARIA tenia unos sentimientos innatos, que no hibieran podido logran en ninguna otra persona. Valoraban a MARIA por su capacidad, por su experiencia, por su instinto maternal.
Y siempre la trataron con una estima envidiable. Sabían que si MARIA estaba bien, MARTINA estaba bien.
Eso pensaban aquéllos padres. Maria lo comprendía a la perfección.
Qué mejor cuidadora para tu HIJA que una mujer embarazada.