Seguidores

domingo, 21 de julio de 2013

MARIA SE SUMERGE PLÁCIDAMENTE.

Maria empieza a trabajar. No siente que esté realizando una obligación. Siente que está colaborando con personas vulnerables. Siente que va a experimentar con PERSONAS de VERDAD.
La primera noche, Maria acude nerviosa a su lugar de trabajo. Pero por alguna causa ajena, alguna causa sobrenatural..... MARIA se sumerge en una PAZ que jamás imaginó alcanzar, ni siquiera pensó que existia TANTA FELICIDAD.
Su trabajo se denomina VELADORA.... Sus tareas básicas va a ser:
Principalmente asegurar el sueño reconciliador de los pacientes. Eso incluye; dar medicación, realizar cambios posturales, suministrar alimentación por sonda, cambio de pañales, poner y sacar cuñas, dar el resopón, realizar guardias constantemente por las cuatro SALAS. Y preparar los desayunos a primera hora de la mañana. Vamos pasar la noche entretenida y ocupada. En resumen velar por que los enfermos descansen durante la noche. Y después de todo eso, por la mañana levantar a unos cuatro enfermos de cada sala, con todo lo que eso conlleva. Más o menos estas eran las tareas que debía realizar MARIA.
La primera semana MARIA iba de boli. La segunda ya dominaba el cotarro. Sufrió alguna anécdota típica de cualquier principiante. Pero supo sacarse pronto las castañas de fuego. Maria recuerda que incluso algún paciente más experto le daba consejos. Maria recuerda vivir experiencias que jamás olvidará. MARIA RECUERDA UNA ETAPA IRREPETIBLE EN EL COTTOLENGO DEL PADRE ALEGRE.
Cuando Maria ya fue capaz de dominar la situación, se podía permitir el lujo de mirar a través de las ventanas, de respirar tranquilidad, hegemonía, PAZ.
Maria observaba BARCELONA desde el interior del CENTRO. La noche es muy distinta segun desde donde la miras. Maria recuerda que penaba en sus hijas. Maria recuerda sentirse sosegada. Maria estaba en PAZ CONSIGO MISMA.
Maria recuerda que empezó a conocer todos los sonidos de la noche. Reconocia cuando alguien la necesitaba, reconocía cuando algún niño tosía, reconocía si alguien se levantaba. RECONOCIA TODOS LOS SONIDOS QUE OCURRÍAN EN LAS CUATRO SALAS
Maria despierta un séptimo sentido comparable al de una madre cuando vela por el sueño de sus hijos....
Maria se pasea por las cuatro salas según lo convenido. Maria realiza su trabajo eficazmente. Maria sale airosa de su labor. Maria encuentra una gran satisfacción que no se puede describir.
Maria entra en una fase de su vida de total felicidad.
Pero no era posible tanta felicidad....
Maria llega a casa y siempre se encuentra un gran terremoto.
Ventura intenta hacerlo lo mejor posible pero no es suficiente.
Maria no puede dormir al regresar a casa; después de estar toda la noche ocupada.
Maria nota que su casa no marcha. Y ahora ha de sacar las uñas, ahora ya no hay marcha atrás.
Si en el trabajo todo le va a la perfección, qué ocurre en su hogar, qué falla en su morada.
Así pasará MARIA un par de meses, apenas sin dormir,sin descansar. Solo encuentra la PAZ en su trabajo.
Ahi se siente segura, querida, valorada, se siente realizada. Qué ocurre en la casa de MARIA.
Maria tiene tiempo de recapacitar en su trabajo, de pensar. Allí tiene silencio, allí tiene descanso....
Maria va a aprovechar la oportunidad de aprovechar cada momento de su vida.
Maria quiere VIVIR EN PAZ.
Algo no deja respirar a MARIA.
Maria logra en su trabajo pasar a un nivel inalcanzable. Todos la quieren, y MARIA no deja de trabajar cuando acaba su contrato por suplencias de verano. La quieren contratar todo el año.
Maria recuerda vivir momentos únicos con algunas personas relacionadas con su trabajo. Maria agradece a muchos pacientes su apoyo. MARIA agradece a muchas MONJAS su incondicional entrega.
Maria agradece a muchos compañeros de trabajo su lealtad.
Maria agradece a todo el COTTOLENGO su entrañable labor, para conseguir que MARIA saliera adelante.
Maria recuerda a la HERMANA PATRICIA, cuantas charlas tuvo con ella. Recueda a su amiga YOLANDA, recuerda, recuerda, recuerda.......
Maria recuerda a la HERMANA CLAUDI, cuanto apoyo le brindó en los peores momentos.
Maria debe DAR GRACIAS A DIOS.
PORQUE EN SU TRABAJO, EN EL COTTOLENGO TODO FUERON GRANDES EXPERIENCIAS.
Y pasarán algunos años, mientras MARIA irá trabajando en ese CENTRO.
Y Maria trabajará todo el año. De día, de noche, de lo que convenga.
La tratan con tanta delicadeza. Que ella está en la GLORIA mientras está en ese LUGAR.
Le aportan todo bienestar. Económico, psicológico, emocional, y FISICAMENTE.
Es inhumano, increible sentir tanto AMOR por algunas personas tan especiales.
Maria recuerda muchas muestras de cariño, Maria recuerda que hay personas que sin saberlo te aportan mucho más de lo que un ser humano imagina.
Maria sólo tiene muestras de agradecimiento para la GRAN FAMILIA DEL COTTOLENGO.



P