Seguidores

miércoles, 10 de julio de 2013

ELISABET.

MI NIÑA DESEADA.
Mi  niña ya está en casa, mi niña crece a la perfección. Mi niña no me da malas noches, mi niña es tan especial. MI NIÑA ELISABET.
María se vuelca totalmente a criar su hija ELISABET. Lo hace con mimo, con devoción, con entrega. Me imagino que como cualquier madre.
María se siente GRAN MADRE. María sabe que en su interior es la mujer más feliz del mundo. María no quiere que la gente piense que es tan especial. Porque Maria en el fondo es una mujer sencilla.
Pero no puede ocultar sus sentimientos, sus emociones, se siente especial. Se siente verdaderamente MADRE.
La abuela ya se ha ido, y María se queda sola ante el peligro. Pero ya han pasado quince dias, y ella se siente muy capaz.
Todo gira en torno a ELISABET.
La niña sigue su recién llegada a la vida con toda la vitalidad existente en este planeta. Va creciendo, va aumentado de peso, todo sigue su curso natural.
Muchos familiares la visitan, la traen regalos, a admiran, la observan y ella se deja.
ELISABET VA A SER UNA PERSONITA MUY ESPECIAL. De eso estoy segura, lo puedo afirmar con creces.
María recuerda que casi todos los dias debía salir a la calle con ELISABET.
La niña no dormía mucho; sólo unas horas durante la noche. Y durante el día estaba totalmente activa.
María tenía que conseguir a marchas forzadas educar a su NIÑA; su niña era exigente, quería aprender, y tenía que ser rápido. ELISABET quería descubrir el mundo que la rodeaba con toda prisa. Era observadora, persuasiva, inteligente, VIVA. Era una niña con muchas inquietudes. Era un bebé de grandes objetivos, de grandes expectativas. ERA UN BEBÉ QUE SE QUERÍA COMER EL MUNDO.
María realizaba todo sacrificio para ofrecer a su niña lo que ella demandaba.
Deseaba ofrecer todos sus conocimientos. Si ELISABET quería música, si ELISABET quería calle, si ELISABET quería descansar, si ELISABET QUERÍA....
María le ofrecía todo o que estaba a su alcance para que la NIÑA creciera FELIZ, SANA y en el ambiente más propicio.
María sólo vivía para ELISABET.