Seguidores

viernes, 26 de abril de 2013

CRISTINA.

CRISTINA, surge como de la nada. Como un soplo de aire fresco. Como un renovar placentero. Nos invaúca con sus aires exóticos. Lega de una ciudad no muy lejana. Concretamente de MARRUECOS, de TÁNGER. Y recuerdo de ella cuando apareció, timidamente en el barrio. Un barrio consolidado, un barrio de catalanes, y esa familía supo adentrarse en el corazón puramente de GRACIA. Simplemente porque en realidad eran españoles. Creo recordar que algún miembro de la família se aseguró de que eso quedara bastante claro, aunque hoy en día todabía crea confusión entre algunos. Pero yo desde el principio supe muy bien qué raíces sustentaban a dicha familía. Me parece que fué una de tantas famílias que tuvo que emigrar a otro país. En este caso família española que emigra a TÁNGER. Allí evidentemente conviven con tan maravillosa cultura y con sus gentes. Pero un buen día sienten la necesidad de volver a ESPAÑA.
Y cuando lo hacen, el padre pintor por excelencia, ejerce su trabajo dignamente. La madre regenta un HOSTAL; quisiera puntualizar que hablé de la SEÑORA AMELIA en un antiguo escrito.
Bueno esta familia consta de cuatro hijos. Dos varones y dos mujeres. Cada uno se dedica honradamente a trabajar. Y cada miembro emprende su vida. Tengo grandes recuerdos de todos ellos. Pero sin duda hubo dos personas de las cuales conservo grandes vivencias.
Como no creo que deba inmiscuirme en la vida privada de cada uno, dejaré este apartado. Simplemente diciendo GRAN FAMÍLIA.
Pero no dejaré pasar de largo mi experiencia con mi amiga CRISTINA, la hija pequeña de esta saga.
CRISTINA, era dulce, amiga, tímida, conversadora. Creo que causó un gran revuelo.
Porque ella era muy agraciada, guapa, con buen tipo, nos parecía extránjera, simpática. En fin que caía bien a todo el mundo. Además creo recordar que sabía idiomas, y eso nos llamaba bastante la atención.
Una chica nueva en el barrio, toda una sensación. Empezó a tener bastante éxito, no sólo con los chicos, sino también con las amistades, y con la gente que la rodeaba. Por lo tanto una chica 10.
CRISTINA, empieza a causar estrago en el barrio, se empieza a hablar de CRISTINA. Y bueno yo realmente soy más joven, con lo cual no comparto con ella experiencia alguna.....
Hasta que un buen día por esas cosas del destino, nos empieza a unir un vínculo bastante estrecho.
Y empezamos a tener una relación, que se consolida con los días. Y yo la admiro, porque siempre me parece que está tan GUAPA. Y yo la veo mayor, pero me encanta que sea mi amiga, que me escuche, que me aconseje. Y la tengo como idolatrada, y creo que ella no lo sabe. Porque es tan humilde, sincera, tan ella. Que nunca te hace sentir mal. Que siempre tiene una sonrisa en los labios. Una mirada que te llega al alma. No tego suficientes palabras para definirla, tan solo sé que me acompañó durante mucho tiempo.
Que con su dulzura me hacía pasar tardes inolvidables. Nos hicimos buenas amigas, cómplices. Y recuerdo desear con ansia el momento del cafetito para podernos ver, contarnos nuestras batallitas, apoyarnos, disfrutar de nuestra amistad. Y poco a poco fuímos sembrando un camino propio, nuestro, indivisible, inalcanzable para otros.
Y recuerdo muchas cosas sobre mi amiga CRISTINA. Y recuerdo recorrer grandes caminos, y recuerdo llegar a la META, y recuerdo que en alguna ocasión también tuvimos que pedir el relevo. Y recuerdo que no la olvido NUNCA. Y recuerdo que pasamos temporadas en las que no mantuvimos mucha relación, pero recuerdo que cuando quise saber de ella, me correspondió. Y que la VIDA nos deparó grandes abismos, que los afrontamos dignamente, y hoy en día nos hemos vuelto a encontrar. Y me siento orgullosa de ella, porque sigue siendo CRISTINA , mi AMIGA, la de toda la VIDA. Esa CRISTINA a la que conocí tan joven, y a la que conservo ahora que soy un poco más mayor.
GRAC IAS CRISTINA, te ADORO.