Seguidores

martes, 23 de abril de 2013

NATI.

NATI, aparece en mi vida, siendo las dos muy jovencitas. Establecemos muy rápido una buena relación. Estrecha relación, hasta llegar a oprimir tanto que acabamos siendo como hermanas.
Eso es lo que siento hacia NATI, vivimos al máximo, rozamos los límites, supimos volver a nuestros principios, nos peleamos, nos perdonamos. Una relación intensa, una amistad que linda los extremos más inexplicables. Compartimos tantas cosas, todo, compartimos amor, sinceridad, complicidad, aventuras, desventuras, encuentros, reencuentros. Y siempre volvíamos a caer en nuestra más profunda andadura.
Y nos hicimos adultas casi juntas, y desgranamos todo lo imaginable. E intentamos cambiar el MUNDO, pero eso era muy díficil. Así que aunque nunca nos rendimos, de vez en cuando decidimos dejar pasar el tiempo. Llegamos a grandes conclusiones, decídimos muchas cosas juntas. Hacíamos lo posible por estar la una al lado de la otra. Sobre todo cuando más nos necesitábamos. Y lo conseguíamos, ganábamos las batallas, esas que nos deparaba el día a día, esass que nos deparaba el fúturo. Porque intentamos no mirar atrás, seguir adelante con una fuerza sobrehumana. Y vamos avanzado en la VIDA, y pasamos por grandes abismos, y los superamos con prontitud y energía; en algunos casos, en otros, debemos tener paciencia. Aún así logramos vencer los obstáculos acechándonos con gran presión.
Así te veo NATI, es muy díficil en pocas palabras transmitir todo lo que siento. Sé que me conoces, por lo tanto no creo que deba darte simples explicaciones. Te agradezco muchas cosas, otras prefiero no recordarlas. Pero te agradezco el saber escucharme, estar atenta cuando lo necesité. Te agradezco tenerte cerca, y sentirte próxima.
Y en nuestra última aventura, algo irrumpe en nuestras vidas, y aunque no llego a comprenderlo, intento por todo lo vivído cerrar los ojos. Y no lo consigo, pero lo intento. Me gustaría que todos supieran que en la AMISTAD, surgen experiencias distintas. Ya que no todos somos iguales. Que hay personas, que mantienen relaciones plácidas, y otras tormentosas. Aunque estoy segura de que de todas ellas se aprende. Para qué sino está la convivencia?
Y después de tantos años, me es imposible borrar los sentimientos, así que voy a lograr superar las viejas heridas, el rencor, e intentar hacer nuestra relación como mínimo llevadera, social y educada.
Eso es lo que sento, sabes que hablo desde el corazón. Te quiero ser sincera, lleo días pensando si escribir sobre tí. Pero es apropiado que así lo haga, puesto que formas parte de mi existencia.
Por lo tanto GRACIAS NATI, por estar presente en todo momento. Supongo que nos merecíamos un descanso, un intermedío para contínuar con más fuerza nuestros nuevos objetivos.