Seguidores

martes, 16 de abril de 2013

TRAICIÓN.

Un escrito que espero no cause consecuencias.
Quiero hablar de un presunto amigo, que nos tuvo engañados durante muchos años. AMIGO de infancia, amigo de barrio, de toda la vida. AMIGO. Empezaré por el pricipio.
En mi barrio habitaba un muchacho, que supo ganarse la confianza de los que le rodeaban. Hizo grandes amigos y amigas. Permaneció en nuestras vidas, durante largos años. Compartimos con él grandes aventuras, casi siempre violentas, agresivas. Era un muchacho de grandes cambios conductuales. Un manipulador nato. Que cuando se lo proponía realmente tenía don de gentes. Un LIDER. Un chico que causaba estrago, arrasaba por donde pisaba. No pasaba nunca desapercibido.
Una infancia atroz, una adolescencia impredecible, una juventud desdichda, y una forma de convertirse en adulto de los más extravagante, cineasta diría yo.
Siempre pensé que no actuaba bien, pero sabía engatusarnos. Si esa etapa la hubiera vivido hoy en día con los conocimientos que tengo sobre SALUD MENTAL, posiblemente hubiera cambiado mi forma de adularle. Pero me tocó vivir esa etapa en plena adolescencia.
Voy a dedicar estos minutos, sólo para dejar constancia, que lo tengo en cuenta como personaje aparecido en un momento de mi vida, el cual no quiero que forme parte de mi inicio de la adolescencia.
Quiero explicarme, que formó parte de mi adolescencia, pero lo quiero mantener al margen, así que os haré una breve referencia y hablaré de él, aunque no merezca mi respeto. Pero merece mi atención por ser una parte de mi juventud.
Y considero que como toda persona merece, tener una segunda oportunidad.
C B, era un chico problemático, empezó a formar parte de mis dos famílias, ambaucó a todos y cada uno de nosotros.
Supo telar su tela de araña con una maña impresionante, casi destructora, y efímera a la vez.
Y empieza su juego maquiavélico, se hace el mártir, dá pena realmente. Y cuando menos te lo esperas suelta su aguijón, y te hiere y te cautiva.
Una vez ya te tienes en sus garras. Te enamora, te seduce, usa todas sus artimañas, utiliza todas sus armas, busca en los rincones más profundos de tu corazón, hasta poder alcanzar sus metas.
Y ya formas parte de él, casi sin darte cuenta, vives con él en profundidad. Como si te tu propía vida se tratara.
Y ves cómo actúa, y ves cuál es su personaje, y lo ves con el tiempo, pero algunos no lo ven.
Y mi hermano A gran amigo de C B,me aconseja, me pone alerta. Y yo consigo no fiarme, pero todavía me tiene en sus redes.
Y me hechiza, después me decepciona, me desilusiona, y con todos hace lo mismo. Se trama su plan.
Gracias hermano A.
Y así van aconteciendo, sus maldades. Y veo como irrumpe en vidas queridas para mí, y los convence. Y yo no puedo hacer nada. Pues tiene el dominio absoluto.
Y traiciona a su gran amigo A, y yo estoy en la trama, su amigo no me cree, pero a C B sí.
Y tanto poder tiene que acaba traicionando a su propio amigo A.
Y cuando yo lo descubro, se hace el tonto.Intento hablar con él, y me niega lo evidente.
Y decidimos apartarlo de nuestra vida, antes de que suceda algo más grave.
Y así fue, acaba en la cárcel, y por desgracia sigue tejiendo su tela de araña.
Un caso claro de Transtorno de la Personalidad Grave.
Hasta nunca C B.