Seguidores

sábado, 25 de mayo de 2013

AÑOS 80 COMIENZO DEL INSTITUTO.

María ya tiene claro que ha dejado de ser una niña. Atrás quedan sus recuedos; sus canciones de juegos infantiles. Ella hace un retroceso, para intentar no olvidar algunos bonitos momentos de su infacia.
Recuerda canciones de memoría: como por ejemplo la CHACHA MIRINGUELA, MAY SE FON YUTY, DON MELITÓN, 1 2 3 PICA PARED, AYER EN EL CUARTEL.
Asume que eso va a terminar. Y además ya tiene novio. Una de las personas que más se alegran; a parte de sus amigos, es la hermana de MARÍA. Una de las personas que menos se alegra es la mejor amiga de MARÍA EN ESE MOMENTO, una chica llamada MONTSE. Una amiga con la que iba a ir al Instituto.
Empieza el otoño. María se arma de valor. Ha de empezar sus clases. Debe ir a un sitio desconocido, lejano, conocerá gente nueva. Todo en general la tiene algo preocupada.
Quiere demostrar a su padre que ella lo puede hacer. Él está muy ilusionado con el comienzo de la niña en el nuevo CENTRO.
Y ella le hecha valor.
El primer día MARÍA, siente una especie de hormigueo por todo su cuerpo. Va al INSTI con su mejor amiga; la sorpresa es que las separan de clase. Entonces MARÍA SE SIENTE DESAMPARADA.
Pero lo intenta, enseguida se hace entre las más populares. Porque aquel insti, era sólo de mujeres.
Pertenecía a unas monjas. Aunque las clases las daban profesores sin hábito.
En esta étapa MARÍA, se logra hacer paso entre las más populares; a María no le cuesta mucho.
Empieza poco a poco, a mediados de curso la NIÑA está integrada en el grupo de clase con más poder.
Sigue siendo la más discreta, pero encaja bien en el grupo. Bueno al menos en ese sentido la niña se siente cómoda. Se toma el comienzo con bastante ilusión. Recueda tener alguna rencilla con su mejor amiga. Ventura empieza a querer acompañar a su novia; y eso no le gusta a MONTSE. María ha de tomar una de las peores decisiones de su vida, ha de elegir entre su amiga y su novio. Costándole mucho sacrificio la niña elige a su novió. No puede conseguir mediar para tenerlos a los dos. Su amiga no acepta compartir a MARIA. La niña cada día pasa más horas con su novio. Además de que eso también creaba buena fama entre todas las de grupo del cole.
Las amigas se contaban sus desdichas, sus aventuras, sus logros, sus fracasos. Se lo contaban todo. FUÉ realmente una época maravillosa.
María recuerda con gusto esos bocadillos que le preparaba su madre. Cómo su madre se levantaba todos los días para calentar la ropa de MARÍA EN LA ESTUFA, cómo le preparaba el desayuno; el café con leche calentito. Y cómo despedía diariamente a su niña. Ella se iba muy pronto de casa, las clases empezaban a los 8 y terminaban a las 2. Algunos lunes, como en casa no había pan, a Maria le daban dinero para comprarse un bocata en el Insti, le sabía delicioso.
Así transcurre el primer año de cole, María suspende tres asignaturas; no las recupera en junio, ni tampoco en septiembre. Con lo cual le toca repetir CURSO.
La niña recuerda, a dos de sus profesores, muchas anécdotas. Muchas experiencias. Recuerda sobre todo a VENTURA acompañarla y recogerla cada día; lloviera, hiciera frío, tronara, hiciera calor.........
Recuerda dar preciosos paseos con su novio por el barrio gótico, antes de entrar a clase.
Una época maravillosa.
Recuerda como un día todas las compañeras deciden hacer campana. Una de ellas, propició que todas fueran a la CIUDADELA, allí iban a fumarse un cigarro de la RISA. Eran como unas ocho o nueve chicas, creo que no alcanzó para todas.
La asignatura preferida de MARIA era PEDAGOGÍA Y PSICOLOGÍA, tampoco se le daba nada mal TEOLOGÍA. María por esta época empezó a realizar algún canguro. Su profesora preferida de psicología, la recomendó para algún trabajo por las noches. María empieza a ganar dinero. Algunos días también hacía de canguro en GRACIA. Por lo tanto la niña por la mañana iba al cole, y por la tarde o alguna noche trabajaba.
Su padre se sentía orgulloso de ella. A su manera se lo hacía saber. María empieza a labrar su fúturo.
 Finaliza el curso; llega el verano.
Antes de finalizar este capítulo quisiera hacer mención y opinar sobre las monjas.
María no se tropezaba a menudo con las monjas del cole, pero ellas vivian ahí, en la última planta.
Cuenta la niña, que un día bajando las escaleras al finalizar el día escolar: ella bajaba abrazada a una de sus amigas. Una monja les dijo que volvieran a subir a clase, y que volvieran a bajar como dos señoritas.
Como dos personas, no como una pareja de enamoradas. A María le molestó profundamente, principalmente porque ella tenía novio y su amiga también. Es que dos amigas no podían demostrarse cariño mutuamente con un simple abrazo, qué significaba, María no lo entendía. A ella nunca le gustaron las injusticias, menos aún sin fundamento. Y María dice que le constestó a la monja, y le dijo que estaba equivocada. Igualmente María pensó que aunque fuera cierto, aquélla monja no tenía derecho a recriminar un bello acto de AMOR.
Por eso y algún otro motivo en esa época María no confiaba mucho en la postura de las monjas; al menos en las que ella conocia. Años más tarde se destaparían algunas sorpresas relacionadas con la IGLESIA.