Seguidores

martes, 21 de mayo de 2013

MARIA POR FIN DE VACACIONES.

Después de pasar un largo invierno en BARCELONA, con sus grandes cambios. Se acercan los días de vacaciones.
María pasa a grandes momentos de diversión en la calle, con sus amigos. Y le parece muy mal tenerse que ir de vaciones. Pero la norma obliga. Su padre ha trabajado como un enanito todo el año. Ha conseguido lograr tener una família moderna. Ha conseguido obtener un coche. Un SEAT 124 D, María no recuerda la matrícula. Pero el padre está como loco con su nueva adquisición; los hermanos varones también lo celebran. María recuerda como su padre cuidaba el vehículo como si se tratara de su propio hijo.
María recuerda a su padre estar tan féliz, enseñarle el coche a todos sus familiares. María recuerda el día en que su TIO JOSE ANTONIO, fué a conmemorar el gran acontecimiento. Como miraban el coche por dentro y por fuera. María no entendía nada al respecto. Pero los dos hermanos parecían saber en demasía del asunto. Por lo cual María escuchaba y callaba, y a la vez se sentía sorprendida por tal causa.
Y recuerda que hablaban de motores, de aceite, de cambios de agua. A la niña le sonaba a chino; pero ellos disfrutaban de qué manera. Entonces ella al escuchar sentía un gran alivio, por ver que su padre y su tio festejaban todo lo que vivían. Su padre hablaba del relentí, palabra que hoy en día María no sabe lo que significa, su padre hablaba del palier; cosa que tampoco sabe qué es. En fin muchos términos incomprensibles para la mente de MARIA. Que por aquel entonces tenía su fijación en otro tema. En su amigo VENTURA.
Pero como era de esperar; llega el día en que han de emprender el gran viaje.
María recuerda la salida de casa, con mucho entusiasmo, y descontrol. La madre no cesa de hacer los preparativos, el padre tiene trabajo con poner el coche a punto. Los hermanos van y vienen, María se siente perdida. No sabe que tiene que hacer.
Sólo recuerda que la madre tenía gran fijación en que los pequeños se tomaran una pastilla para el mareo; una BIODRAMINA.
Después de todo el ajetreo se consigue subir a la família en el coche. El coche no dice nada, porque no puede hablar; pero va cargado hasta los topes. Una vez organizado el maletero, y todos dentro. El padre respira sereno y dice VAMOS ALLÁ.
Y empieza el recorrido; MARÍA cree que primero han de pasar por LERIDA; y antes de llegar a la ciudad hacen una parada en TARREGA; allí almuerzan unos deliciosos calamares, hay mercado y disfrutan un rato del día. Seguidamente han de ir hacía ZARAGOZA. María recuerda que por el PUERTO DEL MADERO, paran ha hacer una pausa; supuestamentte a comer. Y sacan la nevera; y comen todo lo que la madre ha conseguido cocinar. Y aprovechan la parada por si es necesarío ir ha hacer pis, y estirar las piernas. Recuerda hacer varías paradas, también parar en SORIA.
María recuerda como su padre hablaba con el coche; le decía:
HALE PETIT QUE TU PUEDES. Sobre todo en esos altos puertos que se habían de subir, después bajar. Y también en los adelantamientos; en los cuales el coche echaba humo. Y su padre animaba al SEAT, para que no sufriera y no falleciera en el intento. Y claro que sí el SEAT lo conseguía cargado hasta los topes.
María recuerda que después de muchas horas, después de haber dormido, después de haberse escondido ante la GUARDIA CIVIL; por llevar sobrecarga. Se llegaba al destino aproximadamente unas 12 horas después de haber salido de casa.
María recuerda llegar al pueblo de su padre; como si de una película se tratara. Todo un acontecimiento llegar desde BARCELONA, sanos y salvos en coche, cargados hasta no poder más.
María recuerda que en el pueblo de su padre, siempre eran bien  recibidos, se les trataba con total respeto y amabilidad. Era como una gran família. Todos se conocían. No habían forasteros.
Y María recuerda hacer amigos de pandilla en ese pueblo de la provincia de BURGOS. Y pasar grandes aventuras, y hacer grandes salidas a los pueblos de alrededor. Y pasear por el pueblo entrada la noche. E incluso hacer algun noviete de vacaciones; pero MARIA seguía teniendo su corazón pendiente de un hilo.
María recuerda que su padre estaba encantado, cuando al llegar; todos los amigos y amigas de María venían a su encuentro. Era maravilloso sentirte aceptada en un lugar extraño. Todos te querían, todos se enteraban de qué llegabas; todos estaban pendientes para que no te sintieras mal.
Es verdad que también eran muy chafarderos, pero eso una niña no lo percibe. En fin que era vivir de forma habitual, de forma como se vive en un pueblo de pocos habitantes. Que realmente se hace más grande en verano, pero al fin y al cabo es un pueblo.
María también recuerda qu en alguna ocasión, veraneaban en Lérida, y allí se sentía muy a gusto. Era su casa, era su lugar de nacimiento, estaban sus raíces. Y eso María lo sentía en sus entrañas.
María encantada de pasar unas vacaciones en família, y aunque surgieran malos entendidos. Se pasaban en família, todos juntos. Abuelos, tios, tias, primos, primas, todos juntos. Impresionante la unión que existía entre todos los de la família del padre de MARIA.
También recuerda una anécdota, en un día de AGOSTO, el cual debían ir a MISA porque era domingo. Y al entrar el cura le dijo a María que se cubriera los hombros. Que la gente de la capital no sabe de costumbres. Eso le sentó a María fatal. Pero debías adecuarte a las normas pueblerinas. Aunque no te gustara, aunque viera cosas que no eran acordes con lo que decía el CURA. DEBIAS CALLAR.
La niña recuerda como su madre, hacía lo posible para agradar  a todo el pueblo. Procuraba llevar a sus hijos dignamente, procuraba no tener malos entendidos con la família de su marido. Procuraba ser bien vista.
Procuraba que no se dijera nada relacionado con sus hijos. Procuraba ser la mejor madre del mundo, la mejor esposa, la mejor nuera. LA MEJOR. Y lo conseguía, porque era una gran luchadora. A ella no se le caían los anillos, y menos delante de nadíe. Siempre llevó la cabeza bien alta. Aunque le pesara; pero ella sabía estar a la altura de las circunstancias; eso es lo que mandaba el protocolo.
María comenta qe le encantaba estar en el pueblo de su padre. La casa cada vez tenía más comodidades, incluso llegó a tener aseo. Porque María en los inicios de sus veraneos, recuerda ir ha hacer sus necesidades al corral de la casa; junto a las gallinas, a la mula, etc. Así que cuando se pudo hacer el cuarto de baño, fué toda una novedad. Recuerda a su padre trabajar a destajo, para tener una casa en condiciones.
María recuerda que a veces eran tantos, que tenía que orinar en el orinal; un orinal de cerámica. Y te lavabas las manos y la cara en una palangana, preciosa eso sí. Y te aclarabas con una vasija. Estilo pueblo.
María tiene grandes recuerdos de su etapa infantil de veraneo en el pueblo de su padre. Sobre todo recuerda la unión familiar, las comidas, las meriendas en la bodega, las noches de juerga, las fiestas en família.
Recuerda el calor a mediodóa, el frío en las noches. El frío al amanecer. Recuerda el calor humano de todos los que la rodeaban. Recuerda ir a comprar, recuerda los dos bares; recuerda la gente de los bares, recuerda muchas cosas en relación a VALDEZATE. Parte esencial de la vida de MARIA en su infancia.


María recuerda que su padre en ocasiones ponía música en su coche, normalmente a JORGE SEPÚLVEDA
ber