Seguidores

sábado, 11 de mayo de 2013

MI HERMANO P.

Como ya aventuré en el anterior capítulo. El nacimiento y la llegada de mi hermano P, fué todo un acontecimiento. Principalmente porque su vida empezó dejando atrás a su hermana melliza.
Y por otra parte su llegada a casa, causó un gran revuelo entre mis hermanos. Cuando mi hermano P vino a casa, yo rondaba los 5 añitos. No recuerdo gran cosa de ese día, pero gracias a los comentarios de mis hermanos he ido atando cabos. Mis hermanos ya eran más mayores, con lo cual la llegada de un nuevo hermano pequeño causó gran interés. Ellos eran más conscientes del hecho inesperado, y de todo lo que rodeaba a tal situación. Pero yo era muy pequeña. Creo recordar que sentí mucha alegría. Que veía a mi madre tan cuidadora del pequeño, que sentí que ya no era yo la más pequeña. Pero sentía tanto entusiasmo y curiosidad ante el recién llegado, que no puedo explicar con palabras lo que ondaba en mi interior.
Sé que todos esperábamos con ansía el gran día. Y cuando por fin acontece, cuentan mis hermanos mayores que mi hermano A, el cual entonces tenía unos 8 o 9 años; DIJO , algo así: mejor si ha muerto la niña, así seremos tres y tres. Y creo que cuentan que mi padre le arreó un revés.
Y mis hermanos mayores se enfadaron mucho. por dicho comentario. Pero no se puede tener en cuenta viniendo de un chiquillo. Y parádojas de la vida en mi família somos tres hermanos y tres hermanas. Aunque yo tengo mis dudas al respecto, y siento que mi hermana desaparecida en extrañas circunstancias sigue con vida. Igual es una ilusión, pero sea como fuere tengo mis dudas. Y necesito aclarar la situación. Y me voy a poner manos a la obra. Ya sabeís que soy muy obstinada. Y estoy en ello, sin duda, voy a luchar hasta conseguir tener la información necesaría para cerrar aquel horrendo capítulo de mi vida.
Y con respecto a mi hermano pequeño, recuerdo ver a mi madre volcada completamente hacía el niño, recuerdo ver hacer biberones por primera vez, lo recuerdo vagamente.
Y mi hermano va creciendo, y yo empiezo a sentirme la hermana mayor, la protectora, la sombra de mi madre. Y creo que aún siendo muy pequeña asumo responsabilidades rápido, por lo visto soy bastante espabilada. Y me siento grande ante mi hermano pequeño P y me siento amparada ante mi hermano A.
Y paso a ser la mediana entre mis dos hermanos, y paso a ser la pequeña de las hermanas. Y BUENO ASUMO MI PAPEL MADURANDO A MARCHAS FORZADAS.
Mi MADRE empieza a tener algún problema de salud, que yo no logro a entender. Pero sé que me necesita. Y tengo algunas lagunas al respecto, igual sin yo saberlo mi MADRE padece la falta de su hija desaparecida.
Y hoy en día puedo llegar a entender; siendo yo MADRE, que debió pasar un calvario. Y por más que intento, no puedo llegar a recordar cuanto sufrió mi MADRE. Y sé que mis padres lucharon y sé que mis padres enterraron a dos hijas, y sé que mis padres no enterraron a su tercera hija desaparecida.
Y me pongo en su lugar, y es tal el sufrimiento y la angustia que me embarga. Que necesito hacer esto por ellos, que se lo debo, que mis PADRES tienen DERECHO A SABER QUÉ PASÓ CON MI HERMANA.