Seguidores

miércoles, 8 de mayo de 2013

MI HERMANO P.

Mi hermano P, es pieza primordial de mi vida; por la sencilla razón de que es el más pequeño de mis hermanos. El inesperado por mis padres y todos nosotros. El último hijo, el muñeco, el mímado, el querido, el consentido. El más guapo, rubio con ojos azules. Recuerdo a mi hermano P un poco delicado.
Y por esos motivos inexplicables ahora es un gran hombre.
Recuerdo a mi hermano P, en su nacimiento, era pequeño. Mi madre tuvo serios problemas para traerlo al MUNDO, pero él lo conseguió y llegó a este mundo no sin grandes incertidumbres.
Y me gustaría aprovechar la situación para hacer un reclamo al mundo.
Quiero hacer mención a la memoría de mis PADRES. Quiero brindarles la oportunidad de dar a conocer a todos su amarga experiencia; ellos nunca fueron capaces de contarlo. Pero hoy gracias a la tecnología yo tengo la necesidad de contar el caso. Antes quiero dejar claro que tengo el consetimiento de mis padres, es más están orgullosos de que esté en mis manos difundir la noticia. Pues sin más preámbulos antes de proseguir con mi infancia junto a mi hermano P. Lanzo este escrito como un llamamiento popular.
Según mi MADRE, experta en parir. Después de traer al MUNDO A 8 HIJOS.
Acude al HOSPITAL ARNAU DE LLEIDA, llega el momento de su parto. Va junto a mi PADRE.
Una vez en el Hospital, empiezan sus contracciones más fuertes. Tuvo suficientemente tiempo desde mi pueblo natal CATELLSERÁ hasta LLEIDA, de dilatar lo esperado. Y ella cuenta que se encontraba fatal.
De no ser así posiblemente hubiera tenido a su hijo( ESO PENSABAN LOS MÉDICOS), en casa; como todos los demás. Pero tuvo que irse al HOSPITAL, no sé que fué peor.
En fin, que empieza a ejecutarse el parto, y después de muchas horas. Horas en las que en mi casa vivimos con máxima ansiedad todos mis hermanos.
Mi madre expulsa a su hijo PERE. Ella comenta que no se encuentra bien, que no es normal, que nunca ha tenido un parto así. Mi hermano P apenas lloraba, así que decidieron llevárselo a la incumbadora. Les dijeron que estaba muy débil.
Entonces mi MADRE que se encuentra fatal y mi PADRE, deciden llamar a la COMADRONA Mº CARMEN, y descubre que después de expulsar la placenta, mi MADRE sigue diciendo que tiene ganas de empujar, que siente ganas de parir. Y así es nace la segunda NIÑA, mellizos que locura!
La niña nace viva, llora con intensidad, les comentan que está más fuerte que el NIÑO, que se vayan haciendo a la idea de que quizás en  NIÑO no consiga sobrevivir.
Esto ocurre por la mañana. Al mediodia mi PADRE se va a comer algo. Llega la tarde, mi PADRE regresa al HOSPITAL. Le comentan que la NIÑA está decaida, que se la van a llevar a la incubadora.
Bueno y eso es lo que sucede. En aquellos tiempo comentan mis padres que se tenía una fé ciega en los médicos, que las personas en su gran mayoria eran un poco analfabetas. Y lo que decían los médicos iba a MISA.
Así que mi PADRE regresa a casa, con la tranquilidad de que sus NIÑOS están bien atendidos y su MUJER también por supuesto, sin ningún tipo de duda.
Cuando mi PADRE nos cuenta que todo ha ido más o menos bien, nos fundimos todos en una gran alegria.
A la mañana siguiente, mi PADRE vuelve al HOSPITAL ARNAU, a ver a su familía. Se encuentra con una noticia inesperada. Le dicen en la planta del HOSPITAL, que la NIÑA ha muerto. Que la NIÑA que presuntamente estaba más sana que el NIÑO, ha fallecido. Y que el NIÑO está muy bien. Mi padre tiene un gran disgusto, pero se las ingenían para tranquilizarle y como PREMIO le insisten con que se vuelque con el NIÑO. Le dicen, al menos tiene usted un hijo, al menos le ha quedado vivo el NIÑO. Y claro saben profesionalmente cómo llevar a cabo sus mañas, y a la vez cómo confortar a mi MADRE.
Mi PADRE, ni siquiera llega a ver el cádaver, le dicen que la niña se queda en el DÉPOSITO DEL HOSPITAL. Él la quiere enterrar, pero no es posible, le dicen que ELLOS SE ENCARGAN DE TODO.
A mis padres ya se les habían muerto dos niñas, y ssabían perfectamente que trámites seguir en estos casos.
De hecho una de mis hermanas fallecidas, tiene su tumba preciosa en BALAGUER. De la otra que también falleció no tengo ni idea.
Bueno centrando un poco el tema.
A mi PADRE le mandan a la FUNERARIA, a buscar un CERTIFICADO DE DEFUNCIÓN, dicho certificado está en poder de mi PADRE, y en él dice que dicha niña falleció al nacer.
Una serie de mentiras me lleva a tener algunas dudas, y casi puedo decir que estoy segura de que mi hermana está en alguna parte.
Si mi hermana falleció al NACER , porqué la llevan a la incubadora. Mi PADRE la vió en la incubadora, y a la mañana siguiente ya no la vió. Mi padre recuerda que la NIÑA estaba gordita, y más fuerte que el NIÑO.
Mi MADRE como todas las MADRES tiene un sexto sentido y dice que sabe que su hija está VIVA.
Que todo le pareció muy extraño. Que nunca la oscultaron con trompetilla, como hacían antiguamente.
Ella cree que los médicos sabían que traía mellizos. Y que no se lo comunicaron.
Tampoco me explico porqué la programan para ir a parir al HOSPITAL, sin ella tuvo a sus hijos a todos en casa. YA SABÍAN QUE VENÍAN MELLIZOS? No sé me hago muchas preguntas y no encuentro respuesta. ¿ Tenían ya programado el acontecimiento ? Que ignorancia se palpaba en aquéllos tiempos.
Mi hermana nació en la parte vieja del ARNAU DE LLEIDA, en la tercera planta.
Y mi hermana nació VIVA, porque mis PADRES la vieron, mi PADRE la dejo tranquilita en la incubadora
Mi PADRE pensó que el NIÑO no viviría y la NIÑA SÍ.
Y mi hermana fué inscrita en el LIBRO DE FAMILÍA, mi hermana nació VIVA. Mi hermana no falleció en el transcurso del parto.
Y YO me pregunto compraron a mis PADRES, creo que sí. Les dijeron que si la inscribían en el LIBRO, podrían cobrar los PUNTOS. Esos puntos que antes les daban a las FAMILÍAS NUMEROSAS, que eran
afortunados porque iban a cobrar los PUNTOS DE LA SEGURIDAD SOCIAL. Les dijeron que aunque su NIÑA había muerto, tenían al NIÑO y que encima iban a cobrar por su NIÑA FALLECIDA. Y ellos se conformaron. QUE CONTRADICCIÓN.
Mis padres regresaron a casa sin el NIÑO, tuvo que pasar unos días ingresado. Recuerdo como iban a LERIDA cada día a ver al NIÑO, hasta que se lo pudieron traer a casa.
Hablaré de mi hermano P en el siguiente capítulo.