Seguidores

domingo, 19 de mayo de 2013

MARÍA DE VACACIONES.

María no recuerda viajar en su infancia; mientras vivía en su pueblo natal. Ella recuerda, que cerca de su pueblo había un pueblecito llamado PENELLES, y que allí iba en alguna ocasión. Se lo pasaba muy bien, pero cree que se desplazaba hasta ahí andando. Seguramente acompañada de sus hermanos mayores.
Tiene un vago recuerdo de subirse en un autocar, seguramente para ir hasta otro pueblo a visitar a su abuela Isabel y a su abuelo José.
También recuerda subirse en el camión de su padre. Pero no recuerda hacía donde iban.
Me imagino que no muy lejos; sin medios económicos, y con tanta família era un poco díficil viajar.
Y por algún motivo incomprensible María, recuerda que de repente un día: su PADRE dice que se van del pueblo.
Ella cree que se va de vaciones, pero no está segura porque por esa época se acaba el cole, pero no se irán hasta septiembre o octubre. Lo cual significa que las vacaciones de verano seguirán en el pueblo. Pero cuando empieze el curso escolar deberán estar todos en otro lugar. María se ve invadida de dudas, no encuentra explicación a esa decisión tomada por su Padre. Pero claro está, si su padre lo decide así se hará.
María le pregunta a su Madre; ella le dice que se hará lo qe diga su Padre.
María le pregunta a sus hermanos; ellos le contestan que va a ser mucho mejor irse, que será mejor que estar en el pueblo. Le explican que van a conocer cosas nuevas, que va a ser muy chulo!.
Pero María tiene miedo, no quiere irse de su pueblo, no quiere irse de su casa. Sus raíces a las que ella se aferra con gran fuerza; es lo único que ha conocido hasta entonces, es lo único que sabe entender, es lo único que sabe batallar. Y si la empujan a otro lugar, no sabe si será capaz de ganar las batallas que le depare lo nuevo. Porque María ya conoce lo vivido, pero le causa terror lo desconocido. Eso produce en María mucha inquietud.