Seguidores

martes, 21 de mayo de 2013

VACACIONES EN BALAGUER.

María ansía ir de vaciones a BALAGUER; allí se siente como en casa, NO SE SIENTE TAN POLACA; eso es lo que le decían en el pueblo de su padre.
María disfruta de las vacaciones en BALAGUER, allí tienen una casa para toda la família. Una casa que no han de compartir con nadie más. Simplemente en ocasiones con su abuelo materno; pero eso no le importa a MARIA.
En BALAGUER, María hace grandes amigos; disfruta de una pandilla, todos pertenecen a las casas de alrededor, todos se conocen. Todos forman una gran família. Ella se siente importante, porque es la única que viene de fuera. Los demás habitan en el pueblo todo el año. Pero ella viene de BARCELONA. Eso crea gran expectación entre los amigos de María.
Allí disfruta de grandes aventuras, de merendolas en pandilla. Recuerda salir a comprar LITRINES, ganchitos, y demás para hacer grandes fiestas. Recuerda salidas en bici, salir por los alrededores del pueblo, correr grandes riesgos. AVENTURAS DE INFANCIA. Recuerda compartir al máximo con sus amigos, recuerda ser famosa entre ellos. Recuerda contar historias de su ciudad Barcelona. Recuerda hacer excursiones, recuerda sus inicios con el amor.
María descubre que se enamora de un chico guapísimo en el pueblo. Recuerda compartir con él, días de lluvía, días de llanto, días de alegría, días de tristeza. Muchos recuerdos compartidos en pocos minutos, relacionados con grandes desventuras.
María recuerda que realizan juegos de rol, juegos de piscina, juegos de enamorados. Los recuerda con gran entusiasmo, los vive a tope.
Y María recuerda que sus padres se sienten félices de que ella comparta juegos de su niñez con esa pandilla. En especial con su amigo PEDRO.
Las famílias se han puesto de acuerdo para que los dos niños adolescentes jueguen juntos, elaboren una gran amistad, elaboren un destino; SE PONEN DE ACUERDO PARA QUE SEAN NOVIOS.
Los padres de los dos niños son íntimos amigos. Lo cual beneficia el asunto a tratar.
Ellos quieren que estos dos jovenzuelos se enamoren; y casi lo consiguen. Porque verdaderamente los dos niños se sienten muy bien juntos, tienen una gran complicidad, son dos almas gemelas, se apartan de la pandilla si es necesario. Concretan juntos en la intimidad. Se sienten felices juntos. Y ansían que llegue el próximo año para volverse a ver. Se escriben cartas, se llaman por teléfono. Se hacen fotos juntos. Si hay oportunidad se ven durante el invierno.
María adora a PEDRO, es guapo, es inteligente, es famoso, es deportista, es único entre las niñas del pueblo. Es una pieza de museo a la que MARIA tiene fácil acceso. María triunfa en su antojo de conseguir que se fije en ella. Lo tiene como vulgarmente se dice; comiendo en la palma de su mano.
Lo tiene enamorado; pero María no está convencida. María siente múltiples alagos por parte de su nueva conquista. Siente que la família está entusiasmada, siente que todos se alegran de su conquista. Pero ella no piensa lo mísmo; por mucho que él lo intenta, por mucho que él insiste. Por mucho que él obsequía con regalos a MARÍA. ELLA no siente el AMOR en toda la plenitud, en todo lo que ella imagina que la debe embriagar.
Y Maria empieza a jugar con un amor de verano, y con un amor de invierno al que todavía no ha conseguido.
Quizás por eso María intenta lograr conseguir lo que no está a su alcance.
Por mucho que ella piensa que algún día llegará; parece que no sucede. Y ella empieza a dudar; si realmente lo que se propone puede tener algún fruto. De no ser así quizás ya tenga al AMOR DE SU VIDA.
Quizás no sea necesario buscarlo en otra parte, si realmente ya lo ha encontrado. Pero MARÍA SE DEBATE, se confunde en su mente. Intenta aclarar sus ideas; pero es tan díficil. Sobre todo teniendo en cuenta la presión que se ejerce sobre ella.
María piensa que puede estar equivocada; con respecto a su obsesión. María recuerda el olor de su ilusión; olor a niño. Recuerda el olor de su pretendiente, olor a colonia, a límpio. Pero no se siente llena al completo.
Porque ella tiene en mente el olor a niño de barrio, el olor a infancia, el olor a sufrimiento, el olor a vivencías, el olor a amistad, el olor a grasa de cadenas de bici. No puede remediar pensar en otro niño.
Por mucho que todos insisten en que verdaderamente MARIA Y PEDRO forman una gran pareja. SON GUAPOS, DE BUENA FAMÍLIA, LISTOS, DE BUEN VER.......
Son dos niños con un gran fúturo. Son una pareja ideal. Son una pareja formada en el pueblo; por gente del pueblo. Son unos niños que dejaran fuertes raíces. Y María lo intenta, pero cuando regresa de sus vacaciones, cuando regresa a BARCELONA; MARÍA se siente desdichada, siente pertenecer en cuerpo y alma a otra persona. A otra persona que no le hace ni CASO.
Maria se pregunta si realmente vale la pena, luchar por un AMOR verdadero, por el cual sólo siente ella.
María se pregunta si de verdad ese amor esperado llegará algún día. Y de ser así será lo que ella se espera.
De ser así será correspondida. De ser así se sentirá afortunada. No sabe que responder a sus preguntas.
María sólo siente que tiene una gran amor de verano, un niño que la embelesa, un niño que la conquista.
Un amor entregado sin respuesta por parte de María.
Y María busca un amor sin respuesta buscado por ella misma.
¿Que sucederá?.