Seguidores

domingo, 26 de mayo de 2013

COMIENZO MOTERO.

En los primeros comienzos de la relación de VENTURA Y MARÍA; al chico le encanta el mundo de las MOTOS. Hasta tal punto que se dedica profesionalmente. También empieza a formar parte de sus vidas.
Ventura convierte su profesión en hobby. Se empieza a dedicar a ello, empieza a correr en moto. Inicia sus primeras carreras. Lo hace sin medios, pero con entusiasmo, con afición. Él se dedica profundamente a su afición, a la ilusión de su VIDA.
María le acompaña en todo momento, recorre con él circuitos. Pasa con él penas y alegrías. Se hace ayudante oficial; debe encargarse de enseñar la pizarra con el tiempo que marca; o sea a cronometrar las vueltas, o para avisar al corredor de cualquier noticia. María se vuelca al máximo para satisfacer los gustos de su novio.
En casa de María no están muy de acuerdo; pero la dejan ir. Al menos cuando es cerca a Barcelona.
Y ahí empieza la época motera de María, todo por su NOVIO.
Ocurre una gran desgracía durante el año 84;,Ventura, sufre un accidente siendo corredor en MONJUICH.
Algo terrible, María presiente que algo no vá bien. Siente que VENTURA tarda mucho en dar la vuelta al circuito. Él no llega, y de repente se escucha una ambulancía. María sabe que es para él.
Todo ocurre muy deprisa, se lo llevan al hospital. María acude seguidamente detrás de él.
Después de todo, la caída no ha sido muy grave. Podía haber sido peor.
El chico se rompe las dos muñecas, y la clavicula. Es de risa, pero de cintura para arriba, está inútil.
Ellos saben que son novios. Pero a los ojos de los demás no es siempre así.
Con lo cual María tiene un poco de problema para poder entrar a la habitación, después de que su novio es operado.
Por fín puede entrar. Lo ve ahí tumbado en la cama. Ella esboza una pequeña sonrisa, y se miran plácidamente. Por fín están juntos después del tremendo susto. Ella sabe que él la necesita.
Otro golpe del destino para afianzar su relación.
A partir de ese día María, iría cada día a visitar a VENTURA, con gran pesar para algunos. María iría diariamente; le cuidaría, le acompañaría en su desgracia.
María recuerda cómo ayudaba a su novio a ir al baño. Cómo él la esperaba para poder hacer  sus necesidades. A él no le gustaba que le cuidaran las enfermeras, esperaba a su novia. María se convirtió en imprescindible para su novio. Le daba de comer, de merendar, de cenar....
María se encargaba de todo mientras su novio estubo en el hospital.
Eso fortaleció su relación. Los dos se sentían incapaces de vivir una vida separados. Los dos pensaban que iban a estar juntos durante el resto de sus días.
Pasaron una experiencia dura, dulce, increible; la historia tuvo colores de todos los matices.
AUN ASÍ ELLOS SEGUÍAN JUNTOS.