Seguidores

jueves, 23 de mayo de 2013

UNA GRAN HISTORIA DE AMOR.

En esa decada maravillosa; sobre el año 80, Maria sufre algún cambio en su cuerpo. Debe tener entre 13 y 14 años, y como es natural le viene su primera regla. María recuerda ese día con expectación. Fué al lavabo de su casa, y cuando salio le dió a su madre con mucha verguenza la noticia. Su madre refejó en su cara una senseción de bienestar. Y esto sucedía a la hora de comer, con lo cual todos los que estaban en la mesa también fueron informados. El padre de MARÍA le ofreció una gran charla. La felicitó poque ya era MUJER. Alguno de sus hermanos se reía, otros le hacían preguntas. Todos se preocupaban por si MARIA SE ENCONTRABA BIEN. Todos la miraban de forma extraña. Ella callaba, ponía cara de circunstancia.
Era como si hubiera anunciado un embarazo, o algo similar. Todos los ojos de su família giraban en torno a la NIÑA. La miraban como si estuvieran enamorados de ella; con ternura, dulzura y AMOR. Ella se sorprendió, pero después de todo se llevó el asunto con bastante discrección. La madre de MARIA, enseguida le explicó lo que debía ponerses para no marcharse. Fuera de serie,; no habían compresas. Entonces su madre le dió algodón prensadito de forma que se asemejaba bastante a una compresa.    
María estaba deseando que fuera por la tarde para poder ir a comprar compresas. Pero también se compró unos tampones OB, lo quería intentar. María era muy escrupulosa, para nada quería llevar esa cataplasma en su parte más íntima. Así que realmente lo probó el primer día, y ya no se separó de los tampones el resto de su vida.
Se acercan las vacaciones de su padre. Ese año deciden ir de vacaciones, unos dias a LERIDA y otros a BURGOS.
Pues se hacen los preparativos, y a veranear.
La niña sigue sufriendo en su cuerpo algunos cambios, propios de la edad.
Y regresan de las vacaciones:
IMPORTANTE AQUÍ EMPIEZA UNA GRAN HISTORIA DE AMOR..................
La família llega a BARCELONA sobre el mediodia. Una vez descargado el coche, organizado todo.
A María y a su hermano les dejan salir un ratito por la tarde a la PLAZOLETA DEL RELOG.
Su hermano ya está  con el grupo de amigos en la PLAZA.
María siente una gran verguenza. Siente ganas de ir, siente ganas de ver a sus mejores amigas de barrio.
Pero algo le impide dar un paso. Ha de subir por la calle MOZART, eso le da pavor. No sabe si será capaz de hacer todo ese recorrido sola. Entonces se le ocurre que se puede llevar a su hermano pequeño, como coraza.
TIene tremendo terror de ver a su amigo VENTURA.
Sabe en el fondo de su corazón, que no va a poder mediar palabra. Después de estar desaparecida durante las vacaciones, María cree que no se van a acordar de ella. En esa edad cuando estas fuera algún tiempo, las cosas pueden cambiar mucho. Y no digamos la gente. Y no digamos una niña adolescente.
María se arma de valor, empieza a caminar con total soltura, con decisión, con paso firme  seguro. ALTIVA, porque la niña aparentaba ser de hierro; cuando era todo lo contrario. Pero su madre la había enseñado a caminar con la cabeza bien alta, costara lo que costara.
María luce una melena preciosa, viste unos pantalones rosas que realzan su estilizada figura, combinados con una especie de chalequito en color blanco de hilo de perlé. Lleva un conjunto precioso, la favorece muchísimo. Está tan guapa.
María recuerda caminar mientrar el aire rozaba su cara, mientras su pelo ondeaba al viento.
Y María se va acercando al punto clave, la plaza está a rebosar de gente. Le parece que nadie se fijara en ella; están demasiado ocupados.
Sin embargo se equivoca, tres de sus amigas ya la han visto; por dios, y la llaman. Y ella va llegando, y entre los niños está VENTURA; él la mira, pero no la reconoce. Ventura parece un gallo en su gallinero, rodeado de niñas.Él tiene moto, está super guapo, está brillante.
María se acerca con una pequeña sonrisa. Ya está allí, parece que resurge de entre las tinieblas. Todos la admiran, ha hecho una entrada espectácular. Nada que ver con lo que ella imaginaba.
Todos la acribillan a preguntas:
¿cómo estás? ¿qué te ha pasado?,etc. Y a ella no le da tiempo a constestar; cuando recibe un motón de afirmaciones. !Estás guapísima, que cambiada, HALA!
Y María no hace más que sonreir.
VENTURA le pregunta al hermano de MARIA: ¿es tú hermana pequeña?
EL hermano responde: Claro, eres tonto, cierra la boca que estás babeando.
Mientras tanto las niñas; sobre todo una de ellas mira a MARIA con recelo. María se siente tan admirada, tan orgullosa. Y tan vulnerable a la vez, que casi ni respira. Después del éxito causado sin querer. La niña se queda observando, pensativa; mientras nota los ojos de VENTURA anclados en ella.
Ahora ya no sabe qué pensar.
Todo lo que en tantas ocasiones había pasado por su cabezita, ese día se derrumbaba. Era incapaz de hacer o decir nada.
Ella quería sentirse segura, pero las cosas acontecen según prevee el destino. Y no valen planes explícitos.
Te has de dejar llevar.
 Y eso hace MARÍA.
Todo ocurre deprisa, casi sin darse cuenta; María está cada vez más cerca de VENTURA.