Seguidores

domingo, 12 de mayo de 2013

MONTSE.

MONTSE, una gran persona a la que conozco hace mucho tiempo. Una persona dulce y amarga a la vez, una persona que siempre está a tu lado si la necesitas. Una persona que no está siempre, sólo cuando requiere estar.
Una persona que ha tenido que luchar contra marea, se ha tenido que hacer fuerte a marchas forzadas.
Una persona que tuvo una infancia díficil, una adolescencia díficil, una madurez díficil. Que le sucedieron tantas, tantas cosas que simplemente la admiro por su fortaleza. Creo que lleva genes incomprensibles, genes de una gran família. Porque si no, no me explico su gran fortaleza. Ante las adversidades se hace grande.
Pasa episodios en su vida, que son bastante turbios. Pero ella intenta salir adelante con su sonrisa, con su alegría.
Y la mujer acepta palos tan fuertes, que ni siquiera logro comprender. Y la ves que sigue adelante. Y la ves que no puede más, pero saca fuerzas, y pone ilusión en todo lo que desea, y le sucede que vuelve a fracasar; pero ella saca fuerzas y sigue, sigue, y sigue.
No he conocido a persona con más perseverancia, con mas fuerza de voluntad. Es indudable que debe tener un corazón enorme, una gran paciencia, un don especial.
Y todo lo que rodea su existencia, es tan confuso, y la ves intentando lidiar día tras día contra la VIDA.
Pero es impresionante como desfallece en el intento y como se supera a sí misma.
Roza un pelín la ignorancia, según mi opinión, pero cuando la ves tan segura de si misma. Te haces a la idea de que ella quiere vivir así.
Y MONTSE, me ha hecho muchos favores en momentos indispensables  de mi vida. Y hoy en día sigue estando ahí, a su manera. Sé que puedo contar con ella. Sé que la puedo llamar si la necesito. Sé que me va a responder si se lo pido.
Una persona que nunca pide nada a cambio, y lo dá todo.
Una persona que necesita de los demás, y a la vez sigue su camino como si estuviera sola.
Nunca te defrauda, y continua luchando. Su camino no es un camino de rosas, pero ella intenta caminar de la mejor manera posible. MONTSE, tú has elegido en cierta forma tú camino, por eso te respeto y te quiero decir si me escuchas: que aquí me tienes, que si me necesitas te puedo brindar ayuda. Sé que en alguna ocasión hemos hablado, y te he sabido reconfortar. Pero siempre me queda la duda de sí te he dado todo lo que necesitas. Espero que sepas que te admiro y te considero una persona muy especial.
GRACIAS MONTSE.
SIEMPRE PRESENTE. SIEMPRE CERCA. SIEMPRE SIMPLEMENTE MONTSE.