Seguidores

viernes, 31 de mayo de 2013

EL PADRE DE MARÍA.

Para empezar por el principio. Hemos de retroceder bastante en el tiempo. Como unos 80 años. El padre de María nace en un pueblecito llamado Valdezate en la provincia de BURGOS. Por lo que se cuenta, fue un niño bastante feliz, pese a las dificultades en las que se debió enfrentar debido a los tiempos que corrían. El padre de Maria nace cuando finaliza la segunda guerra civil en España. Debe superar los obstáculos derivados de la posguerra. Maria recuerda como su padre le contaba las batallitas en las que se vio inmerso.
Recuerda el padre: que a menudo se escondia de los Maquis. El padre de María no entendía de política en su niñez ni de guerras. Sólo sabe que paso penurias debido a algún enfrentamiento entre republicanos y fascistas.Él recuerda tener que esconderse, ir a los pueblos cercanos en bicicleta para conseguir algo de comida, recorrer kilómetros incansablemente hasta desfallecer. Era el hermano mayor de una familia numerosa. No le quedaba alternativa tenía que ayudar a sus padres a sacar a la familia adelante. Y pasó grandes calamidades, y paso grandes angustias. Y aprendió a esconderse, aprendió a luchar contra el enemigo.Al menos en lo que alcanzaba a comprender. Sabía que tenia que luchar. Sabía que su familia lo necesitaba. Pues manos a la obra. Así empezó el padre de Maria a iniciar su vida LUCHANDO.
El recuerda pasar hambre, recuerda también que disfrutó de juegos de infancia, casí de adolescencia.
Pero cuando se hizo un poco mayor hacia los 16 años, tuvo que emigrar de su pueblo. Para ganarse la vida y mantener a su familia. La manera que se les ocurrió a él y a su familia. Fue que debía irse el niño a Cataluña, parecía ser que allí se estaba más tranquilo. Y después de tiempo de reflexión y aconsejado por un buen amigo llamado CRESCENCIO, el niño emigra a BALAGUER.
Allí empieza una nueva vida, solo ante el peligro. Desvalido pero fuerte y joven. Se iba a comer el MUNDO.
Allí conocerá a la mujer de su vida. Una chica llamada CANDELARIA.
Se rumorea que el chico era bastante atractivo, que le encantaba vestir de blanco, que iba siempre como un figurín.
También se comenta en el pueblo, que el chico era de armas tomar. Que no hacía ascos a nada ni a nadie.
Que fue un PINTAS vamos.
María sabe un poco de la historia que le cuenta su padre. Y en ocasiones entiende que ese hombre tuviera dudas.
En Balaguer el chico empieza sus andaduras, trabaja, se enamora, VIVE.
Manda dinero a su familia. Corre sus juergas. Y un buen día le llaman para hacer el servicio militar.
Tiene que acceder, claro está. Se va a la MILI, le toca INFANTERÍA DE MARINA. Evíndetemente se lo pasa en grande, pues le toca ir en barco. Ancla algún viaje en BARCELONA, allí conoce la ciudad en todo su esplendor. El se hace un tatuaje, dedicado a su madre. El chico corre aventuras y desventuras en la gran ciudad.
Cuando regresa en alguno de sus permisos. Desea con todo el ama reencontrarse con su novia. Esa novia que le espera en BALAGUER. Y están entusiasmados de seguir su noviazgo, casi a escondidas, ocultos ante la familia de CANDELARIA.
Y en uno de esos permisos; duros momentos, ya que la mili duró unos tres años y medio. Resulta ser que el señor ELIAS deja embarazada a  CANDELAS.
Algo imposible de asumir en aquellos tiempos.
Por lo tanto la familia de CANDELAS, niega en todo momento aceptar al novio. Niega cualquier parentesco.
Pero resulta que los chicos se quieren con locura, y ante el AMOR no hay nada imposible.
Claro está, que era una época muy díficil, él novio en la mili, aun sin finalizar. La novia embarazada, EN UN PUEBLO. Iba a ser la comidilla de todos los pueblerinos.
Nace la niña, fruto del AMOR de esa pareja. El novio todavía sigue en el servicio militar.
La novia, se queda recluida en casa; por el qué dirán. Nace la niña, todo se lleva con la mayor discrección posible.
Cuando se licencia el novio, su hija ya tiene unos dos años. La novia le espera con ansiedad. Se casan, casi en la oscuridad de la noche. Se cree que los casan un 24 de diciembre a altas horas de la noche. Un cura les casa por fin, a escondidas. Pero al fin y al cabo les casa. Ya pueden hacer oficial su matrimonio. Pero la duda ofende. Ya tienen una niña. Y qué?
Y bueno ésta es un poco la historia que recuerda el padre de Maria.
Maria recuerda  a su padre con AMOR. Le perdona todo lo habido y por haber.
Porque María piensa que la vida de cada persona tiene una serie de entresijos que corresponde a cada uno saber deshilachar.
María sabe que su padre tubo y cometió algunos errores a lo largo de su existencia. Pero lo perdona, no porque tenga excusa. Sino porque ella piensa que todas las personas se merecen una oportunidad. Y evidentemente su padre el que más.
María sabe que su padre luchó por su familia antes, después y siempre. Con lo cual se siente muy orgullosa de él. Hasta el punto de reconocer  que lo QUIERE CON LOCURA.
Maria recuerda algunas anécdotas malísimas, pero también caben en su mente grandes vivencias gracias a su padre.
Y sabe que en algún momento de la vida de su padre. Ese hombre echó valor al asunto, pilló al toro por los cuernos. Y siempre quiso mantener a su familia unida.
Maria no puede sacar de su mente ocasiones en las que percibió que su padre era un monstruo. Pero lo disculpa, porque sabe que todo lo que acontecía era debido a que su padre se refugió en el alcohol.
Maria sabe que una adicción no es buen aliado.
Maria sabe que cuando su padre necesitó ayuda toda la familia se volcó en él. Y eso es algo de lo que ella se siente orgullosa.
Sabe que cuando una persona lo necesita, se ha de estar ahí.
María recuerda algunos accidentes relacionados con su padre. Y cree morir, cuando recuerda que casi pierde a su padre, en el río. Debido a un remolino veía que su padre no salía del agua. Ella se muere al pensar que no hubiera recuperado a su padre.
Maria recuerda algunas enfermedades de su padre. Recuerda que las vivió intensamente.
Recuerda que adora a su padre por encima de todas las cosas Por encima de todo y de todos. ADORA A SU PADRE. Recuerda que en alguna ocasión cuando la madre de MARIA  estaba enferma, él quería llevar hacia adelante a la familia. Y no era muy capaz. Y recuerda cómo su padre enseñó a María ha hacer huevos fritos sin mucho éxito
Recuerda Maria a su padre. Siempre inmerso en su familia. Intentaba sacar a flote a los suyos.
Maria recuerda que su padre celebraba las navidades con total éxito, lo daba todo.
Recuerda que su padre hacia unos belenes espectaculares. Recuerda no haber visto nunca un belén hecho con tanto amor y dedicación. Recuerda a su padre haciendo CAGAR AL TIÓ. Recueda a su padre encendiendo la chimenea de GRACIA. Recuerda a su padre en su plena felicidad. Lo recuerda con tanto cariño. Lo recuerda actualmente tan indefenso, tan débil, y no puede decir más.
Maria quiere a su PADRE pese a todo lo acontecido, pese a la opinión negativa de cualquier persona, pese a quien pese.
Maria quiere a su padre, lo adora, lo admira, le debe gran parte de todo lo aprendido, se lo debe TODO.
Maria QUIERE A SU PADRE.