Seguidores

miércoles, 22 de mayo de 2013

GUATEQUES Y RESPONSABILIDADES.

De los años 80, se podría escribir un libro. Simplemente relacionado con esa época.
Pero me gustaría centrarme en MARIA; ella es la que sufre como tantos otros jóvenes todos los cambios de la década prodigiosa.
Por esos días, ya finalizado en colegio; y antes de emprender las vacaciones. María sigue disfrutando de lo que le rodea, que es ni más ni menos su BARRIO DE GRACIA.
María tontea con los chicos, aunque todavía es una niña. María siente celos de algunas chicas que son más guapas que ella, o que son más fáciles; y se llevan a los chicos de calle.
La joven empieza a tejer en su mente unas historias grandes que no le pertenecen.
Y María empieza a conocer los guateques, las fiestas en casa de amigos, las discotecas, la bebida, las drogas.
Y ella comenta que quería estar a la altura, pero que algo se lo prohibía. Posiblemente la educación tan estricta que recibió durante su infancia. Ella quiere ser como las demás, pero algo no la deja. No cesa de ver como sus amigas se relacionan con los chicos sin ningun pudor. Pero a ella no le gusta. Y a veces tiene que mentir para encubrir a sus amigas. Y eso la molesta hasta no poder más. Se empieza a sentir una mojigata.
Empieza a preguntarse si lo de ella es raro. Si quizás debería entregarse a DIOS. Surgen en su cabeza ideas descabelladas. Mientras a su alrededor todo va tan deprisa, no se para el tiempo. Y ella nota que algo no debe ir bien. Porque no tiene ninguna curiosidad por saber que se siente cerca de un chico. Y mucho menos de tales formas. Sé que esto suena raro; pero es la pura verdad. Es lo que me cuenta MARÍA, y yo lo respeto. La joven inicia algunas fases amorosas, pero le son insignificantes. De forma que intenta apartarse de ese MUNDO. Y aunque los amigos le dicen que adelante, ella no quiere. No le importa el que dirán sus amistades, más bien lo que le importa es lo que su corazón siente y lo que su mente le ordena.
Maravilloso saber actuar a tiempo, para no caer en la tentación. Se podría definir así.
María decide que lo que está a su alrededor no le conviene; también es verdad que a su sombra está uno de sus hermanos mayores que no cesa en el intento de que la NIÑA sea una MUJER DE PROVECHO.
GRACIAS ANTONIO.
Y María se empieza a fijar en una persona, en la cual no debió fijarse nunca. Pero¡ ay amigos! eso son cosas del destino. Cosas que no se pueden remediar; que han sucedido y que están ahí.
Pasan unos días en los que cree que se ha enamorado de una figura a la que admira.
Tiene la gran suerte la pobre NIÑA, de que su hermano no le quita ojo.
La aventura acaba; acaba a medias Porque ella sufre en sus carnes alguna experiencia desagradable. Y a la persona que ella creía un DIOS, se le caen todas las espinas. Y María se da cuenta de que no es tan importante, más bien decide romper esa relación.
Y mientras tanto el NIÑO VENTURA, está más o menos al corriente.
Eso es lo que ella desea, que VENTURA se fije en ella. Sin darse cuenta enhebra toda clase de artimañas para poder conseguir estar cerca de su AMOR.
Aunque éste la ignora por completo.
Y entonces MARÍA, piensa que ha de pedir ayuda.¿ Y a quién recurre ? pues a su hermana CARMEN.
Y a su hermana se le ocurre la gran idea. Sin saber lo qué le pasa a MARIA,,,de sacarla a pasear. De llevar a MARIA a tomar el vermut, de airear los pensamientos de la NIÑA. Y tiene la gran idea de regalarle a la joven un perrito. Estupenda idea , María recibe el regalo con gran entusiasmo, al perrito le llamará SAKY.
María tiene trabajo en cuidar a su mascota. Le debe bañar, peinar, sacar las pulgas, las garrapatas. Se debe cuidar del animal, como si de su propía vida se tratara. Porque esa es la condición súblime que le comunica su PADRE. Si quieres perro atente a las consecuencias. María no tiene reparo en contestar, que ella lo va a cuidar. Todo lo que sea necesario. Y se lo agradece a su hermana Carmen ETERNAMENTE, como tantas otras cosas relacionadas con su vida.
María recuerda bañar al perro, subirlo a la terraza de su casa; para que éste se secara, escuchar música en un radio-cassette. Y dedicarse en cuerpo y alma a su perrito. Recuerda como SAKY daba vueltas interminables alrededor de las paredes de la terraza; hasta conseguir estar seco del todo. María recuerda compartir con él, canciones de los CHICHOS. Mientras el perro jugaba, ella se ocultaba del MUNDO, escuchando lo que más le gustaba. Música de RUMBA TRES, DE ALASKA, MUSICA POP. Toda clase de música que se escuchaba por entonces.
Durante esa época MARÍA también recuerda, que su padre le dice que ha de tener más responsabilidades.
Y el padre decide que la niña, va a ir a la PORTERIA DE SU TIA, que está ubicada en la VIA LAYETANA; para así aprender un poco lo que significa el trabajo. María recuerda grandes cosas en esa PORTERIA, recuerda a sus TIOS, a sus primos. Recuerda pasar una etapa feliz de su vida.
Recuerda aprender a ser responsable, y eso le gusta. Porque María es así, callada, dulce, tranquila, discreta, educada, no habla por no pecar. Y eso a los adultos les encanta.
Al mismo tiempo MARÍA recuerda a otra de sus tias; su TIA ANTONIA. Ésta le ofrece un abanico de posibilidades diferente a lo que los demás quieren dar a la niña. Ésta le enseña los poderes de lo más oculto, de la mente, de lo desconocido. Increible como una persona puede hacer que una joven caiga en sus brazos, sin que ésta jamás llegue a arrepentirse. María adoraba esos temas apasionantes, desconocidos, temas a los que prestaba total atención. Temas que con el tiempo desarrollaría con eficacía.
GRACIAS POR TODAS LAS ENSEÑANZAS.