Seguidores

domingo, 19 de mayo de 2013

HACIA LA GRAN CIUDAD.


 María cuenta:
Un día el padre de María comenta que se van a ir del pueblo. Se van a BARCELONA.
Se suben el el camión toda la familía, todos los muebles, todo lo posible. Parece que se sube en el camión toda la casa. María siente la necesidad de despojarse de esos malos recuerdos. María tiene la esperanza de que su padre cambiará, de que el irse de su casa, puede significar lo que los adultos dicen.: una VIDA NUEVA, UNA BUENA VIDA.
Y por aquella época que rondaba los 70, la cual debió ser una época de grandes cambios, al menos en lo que respecta a la familía de María. Todo lo que fuera superarse era bienvenido.
Así que la familía llega a la GRAN CIUDAD. Es todo un logro, llegar a BARCELONA, llegar con tu casa a cuestas. María decía que era todo muy grande, le impresionó entrar por la DIAGONAL; ver ese pirulí que partía el PASEO DE GRACIA.
María recuerda mucho trasiego, en ese viaje. Recuerda la alegría de sus hermanos, recuerda la mírada de su madre; mirada de esperanza, de alibio, de incertidumbre. Recuerda que su madre los tranquilizaba, los animaba a disfrutar del momento. Recuerda a su padre serío, conduciendo su camión.
Recuerda que llegaron, casi de noche. Y todos debian colaborar para descargar ese camión lleno hasta los topes.
Y así lo hicieron. Y una vez en su nuevo piso. María advierte que es más pequeño que su casa del pueblo.
Pero no logra asimilar tantos cambios, no logra comprender NADA.
Aunque se siente aliviada porque su madre está muy contenta, su madre está muy alegre; le encanta su nueva cocina. Por lo visto tiene instrumentos más modernos que los de la casa del pueblo.
Nos distribuyen por habitaciones. Nos toca tres hermanos en una habitación y tres hermanas en otra.
Y los padres de María, cercanos en una habitación, lindando la cocina y el lavabo, junto al comedor.
Y los hermanos compartimos una habitación doble, partida en dos; habitación que queda al lado del salón.
La familia se acomoda. En ese piso se viven grandes experiencias.
María recuerda cocinar a su madre, recuerda a su padre darle la vuelta entera al piso; arreglarlo continuamente.
Y María, debe empezar su etapa escolar en la GRAN CIUDAD.