Seguidores

miércoles, 29 de mayo de 2013

PEDIDA DE MANO.

Ventura y María ya llevaban juntos unos 6 o 7 años. Cuando el padre le dice a la chica, que el novio debería subir ha hablar con él. Menudo compromiso.
Ventura al ser el mejor amigo del hermano de María, había compartido con la familia algún domingo que otro, incluso algunas vacaciones. Maria encantada porque siempre tenía a su novio cerca. En casa ya lo sabían, pero se tenía que hacer oficial.
Y así fue, se acontecen una serie de preparativos. El padre de María se aposenta muy serio en el salón de la casa. Mientras tanto la chica y la madre debían permanecer en el comedor, a la otra punta de la casa.
En el salón sólo podía estar Ventura y el padre la de novia.
Tuvieron la conversación pertinente. El padre de Maria la avisa, le dice a la chica: Ahora ya sois novios, al menos bajo mi consentimiento. Ventura no sabía qué decir, pero sus ojos irradiaban una felicidad inmensa. Creo que más bien estaba intentando asumir todo aquéllo, y que respiró profundamente al ser aceptado.
Y aquí empieza el noviazgo oficial, noviazgo que ya había empezado por el año 80.
Todos están contentos, todos admiten a uno más en la familia, todos felicitan a los novios.
Los que más contentos están indudablemente son ellos mismos. Ventura y María hacen planes para el futuro.
Seguramente se casarán en un par de años. Así que ahora deben empezar a ahorrar, deben empezar a preparar su futuro juntos. Empiezan a iniciar su andadura para estar juntos el resto de sus días.
Aunque también tienen tiempo para disfrutar como pareja, ya no se deben esconder ante nadie, ni ante nada.
La vida de la pareja transcurre como la de cualquier pareja de aquélla época. Ellos pasean mucho en moto, pasean de la mano por el barrio de Gracia. Hacen merendolas, hacer algún vermut.
A María una de las cosas que más le gustan, es ir al bar de la MONTSERRAT, allí trabaja su novio. Ella está encantada cuando puede pasar algunas tardes comiendo una bolsita de ganchitos y tomando una cocacola, mientras él trabaja.
Muchas noches cenan juntos una pizza en la calle Torrent de l´Ólla.
Visitan regularmente un Pub llamado FOC DOS. Allí incluso se apuntan a hacer carreras de Excalextric, no se les da nada mal. Tienen alguna copa como ganadores, tanto él como ella.
María recuerda que Ventura era muy celoso, en una ocasión por Carnaval. La hermana de María le hizo a la niña un traje de disfraz de GATO, Ventura no lo pudo soportar. María estaba guapísima, pero él no podía con la desesperación de que todos la miraran.
La pareja discutía a menudo, cosas de novios. Pero no podían estar el uno sin el otro.
María recuerda que algunos domingos, se iba a casa de su novio. Cuando llegaba lo despertaba en su habitación, desayunaban juntos. María siempre venía desayunada de su casa, pero repetía para estar con él.
Pasaban grandes horas en casa de su novio, incluso en ocasiones se quedaban dormidos en la habitación. Cuando se despertaban siempre tenían hambre, así que se comían un bocata de tortilla, o unos boquerones en aceite. La madre de Ventura siempre tenía algo apetitoso para esos novios hambrientos.
Más de una tarde mientras Maria estudiaba en casa de Ventura, salían ha hacer un descanso, y como no compraban un poco de jamón dulce, en una tiendecita llamada VILA.
Ventura y María la mayoría del tiempo que pasaban juntos compartían momentos de comidas.
En una ocasión cuando la pareja estaba paseando por VALLVIDRIERA, tuvieron un pequeño accidente. Suficiente para dejarles una herida a cada uno e sus rodillas. Cicatriz que llevaran por el resto de sus días; un vínculo más de unión. Esa noche después de pasar por el hospital. María llega tarde a casa. Y se encuentra a su padre esperándola en la cocina. La está esperando para recibirla con una páliza. El padre le dice que nunca más se le ocurra llegar tarde. Ella intenta explicar que ha sufrido un accidente. Pero él no la escucha, le propina una serie de golpes. Ella no puede hablar, y asume la responsabilidad. Ya tiene dos heridas la de la rodilla y la psicológica.
Cunado al día siguiente se lo cuenta a su novio, él no se lo puede creer. él no imagina que el padre de María sea así. Pues si señor, ese individuo era así.
La pareja también acude a un frankfourt situado en la calle Mayor de Gracia, el KLAN.
Y así van pasando su noviazgo, entre enfados, reconciliaciones, meriendas, cenas. SIEMPRE JUNTOS.